Poeta en Nueva York

Poeta en Nueva York . Nueve meses en Manhattan (1929-1930)

. Nueve meses en Manhattan (1929-1930)
Editorial
REINO DE CORDELIA
Materia
Poesía de poetas individuales
Ilustrador
Vicente [Sánchez], Fernando
Colección
Los versos de Cordelia
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
184
ISBN
978-84-16968-15-2
EAN
9788416968152
Dimensiones
250 x 210 mm.
Peso
985
Fecha publicación
05-04-2017
Precio
28.90€ (27.79€ sin IVA)

Dónde comprarlo(15 librerías)

    Autor

    En Granada hay un pueblo que se llama Fuente Vaqueros, rodeado de viñas, álamos, almendros, olivos... Allí nació Federico García Lorca en 1898. Su madre, que era maestra, enseguida se dio cuenta de que le gustaba mucho la música, y le enseñó a tocar el piano. En Madrid, donde estudió Letras y Derecho, se hizo amigo de otros poetas y artistas como Salvador Dalí, Luis Buñuel y Rafael Alberti, que también vivían en la Residencia de Estudiantes. Publicó en 1922 su primer libro de poesía, < i > Libro de poemas < /i > . Fruto de su importante viaje a Nueva York en 1929, que lo sacó de un período de amarga crisis personal, fue el libro < i > Poeta en Nueva York < /i > . Escribió obras dramáticas como < i > Bodas de sangre < /i > y < i > La casa de Bernarda Alba < /i > , que revolucionaron el teatro español. Murió asesinado el 19 de agosto de 1936, durante la Guerra Civil española.

    Sinopsis

    Durante nueve meses, Federico García Lorca vivió en Nueva York, alejado por primera vez de su país, de su padres y amigos más íntimos. A lo largo de ese período, su poesía cambió radicalmente, oscureciéndose y dejando a un lado el folclorismo andaluz que tanto despreciaron Buñuel y Dalí. El resultado de esa etapa quedó recogido en Poeta en Nueva York, libro publicado cuatro años después de su muerte. Esta edición, ilustrada con acierto deslumbrante por Fernando Vicente, ofrece el texto completo de la obra cumbre de Lorca junto a una selección de su correspondencia, lo que permite conocer la vida que hacía el poeta mientras escribía sus versos. Sus cartas, alegres y dicharacheras, reflejan la preocupación por asuntos mundanos como el dinero, la moda, las fiestas… Su poemario, sin embargo, adquiere una dimensión social mucho más profunda. La Gran Manzana le lleva a bucear por las sombras de la condición humana y los rincones más tenebrosos y secretos del ánimo, convirtiéndolo en otro Federico.