Los cruzados de los reinos de la península Ibérica

Los cruzados de los reinos de la península Ibérica . Del obispo Bernardo de Toledo a los almogávares de Roger de Flor

. Del obispo Bernardo de Toledo a los almogávares de Roger de Flor
Editorial
Editorial Edaf
Materia
Cruzadas
Colección
Clío. Crónicas de la historia
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
320
ISBN
978-84-414-3272-7
EAN
9788441432727
Dimensiones
240 x 170 mm.
Peso
670
Fecha publicación
18-02-2013
Precio
24.00€ (23.08€ sin IVA)

Dónde comprarlo(21 librerías)

    Autor

    José Luis Hernández (Madrid, 1966) es escritor y divulgador histórico. Como tal, sus artículos aparecen habitualmente en las páginas de revistas como Historia de Iberia Vieja, Muy Historia o Revista Española de Historia Militar. También colabora en varios medios de comunicación y son destacadas sus apariciones televisivas en el programa «Cuarto Milenio», dirigido por Iker Jiménez en Cuatro. En su faceta como ensayista es autor de los libros Episodios ocultos del franquismo o Glorias y miserias imperiales, entre otros.

    Sinopsis

    El 27 de noviembre del año 1095, durante el transcurso de la última jornada del Concilio de Clermont, el papa Urbano II exhortó a toda la cristiandad a que marchase unida para conquistar Jerusalén. El llamamiento del pontífice tuvo una amplia repercusión y a él respondieron nobles, clérigos, y caballeros procedentes de todo el occidente europeo. De la misma forma, miles de hombres, mujeres, ancianos y niños del pueblo llano, armados tan solo de una inquebrantable fe adornada de misticismo y superstición, lo abandonaron todo para unirse a la expedición militar que se estaba organizando. De aquella movilización surgió el embrión de lo que se acabaría convirtiendo en la Primera Cruzada, aventura bélica y religiosa que dejó un reguero de muerte y destrucción hasta que los guerreros cristianos lograron conquistar la Ciudad Santa . En aquella misma época, los diferentes reinos de la Península Ibérica combatían en el contexto de la Reconquista contra los musulmanes que la habían invadido varios siglos antes. Los monarcas cristianos dedicaban casi todos sus esfuerzos a las sucesivas campañas militares emprendidas para recuperar el territorio perdido. Sin embargo, durante las ocho cruzadas que tuvieron lugar a lo largo de casi doscientos años, un puñado de caballeros y nobles hispanos decidieron cruzar el Mediterráneo para participar en ellas y contemplar con sus propios ojos los lugares en donde la tradición cristiana sitúa la vida y la pasión de Jesucristo.