animaLhada

animaLhada

Editorial
Siruela
Materia
Poesía
Ilustrador
AUTE, LUIS EDUARDO
Colección
Libros del Tiempo
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
760
ISBN
978-84-7844-932-3
EAN
9788478449323
Dimensiones
240 x 240 mm.
Peso
2520
Fecha publicación
01-10-2005
Precio
60.00€ (57.69€ sin IVA)

Dónde comprarlo(1 librerías)

Ver todas (1 librerías)

Autor

LUIS EDUARDO AUTE (Manila, Islas Filipinas, 1943). Vive en Madrid desde 1954. Pintor, músico, poeta, cineasta. En 1960 expone sus pinturas por primera vez y desde 1966, tras componer canciones para varios intérpretes, comienza a grabar sus propias creaciones. Hasta la fecha tiene en su haber más de cuatrocientas canciones, muchas de ellas míticas. En 2001 dibuja, escribe y realiza su primer largometraje: Un perro llamado Dolor, que es seleccionado para diversos festivales internacionales de cine. Ha editado tres poemarios y ha escrito cinco libros de poemigas en formato de libro-disco y libro-vídeo bajo el título de AnimaLhada. En 2012 publica el disco El niño que miraba el mar, que contiene un DVD de un cortometraje dibujado y realizado por él mismo: El niño y el Basilisco. Sus trabajos más recientes son Vincent y el Giraluna, otro corto de su autoría, y esta sexta entrega de poemigas titulada EL SEXtO ANIMAL.

Sinopsis

animaLhada es un libro «indisciplinado» que reúne otros tres libros: animaLuno, animaLdos y animaL3D. Este «libro-objeto» contiene unos textos breves, juegos de palabras que Aute llama poemigas; un CD compuesto e interpretado por el autor; un DVD con unas animaciones que realizó sobre dibujos a lápiz aplicando técnicas radicalmente arteanales, y unas gafas para ver en 3D otra serie de imágenes. También se reproducen ilustraciones diversas (boligrafías, aguafuetes, estereografías, etc.), muchas de ellas inéditas. animaLhada pretende ser una reflexión lúdica sobre los motivos más heterogéneos. A través del juego, un ingrediente consustancial al ideario surrealista, el libro, que no disimula esta influencia, propone al lector-oyente-espectador abrir ventanas a la lógica del Absurdo. O tal vez cerrarlas.