Estudios sobre Bonald
Editorial
Ediciones Encuentro
Materia
Filosofía social y política
Colección
OPUSCULA PHILOSOPHICA
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
100
ISBN
978-84-9055-971-0
EAN
9788490559710
Dimensiones
200 x 130 mm.
Peso
132
Fecha publicación
01-05-2019
Precio
12.00€ (11.54€ sin IVA)

Dónde comprarlo(55 librerías)

    Autor

    Leopoldo-Eulogio Palacios nació en Madrid el 31 de Enero de 1912 y falleció en la misma ciudad el 22 de Noviembre de1981. En su adolescencia viajó por Francia y Suiza y residió largas temporadas en este último país. De 1931 a 1936 estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid. De entonces datan sus primeros ensayos ---publicados sobre todo en «Cruz y Raya» y «Acción Española»--- y sus primeros poemas, que hermanan en el plano lírico las preocupaciones filosóficas y teológicas de su autor. Desde 1944 fue catedrático de Lógica en la Universidad Complutense de Madrid, y en 1952 fue elegido individuo de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Fue Premio Nacional de Literatura, dirigió la revista «Finisterre», dictó varios cursos de filosofía en la Universidad Laval de Quebec (Canadá) y perteneció a la dirección científica de la Schopenhauer-Gesellschaft. Además de este, es autor de los siguientes libros: La Prudencia Política (1945), El Mito de la Nueva Cristiandad (1951), Don Quijote y La Vida es Sueño (1960), El Juicio y el Ingenio y otros ensayos (1967) y Salutación y otros poemas (1972).

    Sinopsis

    Para el autor de estos Estudios la lección capital y permanente del vizconde Louis de Bonald (1754-1840) --el gran pensador francés de la contrarrevolución y reputado defensor del tradicionalismo filosófico-- estriba en encarecer la importancia del concurso del lenguaje en la génesis de las ideas y en hacer ver de este modo que el hombre no es, como pretende Rousseau, un caminante solitario, pues, sin el lenguaje y la tradición oral y escrita de la sociedad, no le sería posible elevarse al mundo de las verdades morales y sociales, que son las únicas que le hacen posible ser nada menos que un hombre.