Una historia de España

Una historia de España

Editorial
ALFAGUARA
Materia
Prosa: no ficción | Reportajes y colección de artículos periodísticos | Historia regional y nacional
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
296
ISBN
978-84-204-3817-7
EAN
9788420438177
Dimensiones
246 x 158 mm.
Fecha publicación
14-03-2019
Precio
18.90€ (18.17€ sin IVA)
Los libreros recomiendan

Dónde comprarlo(344 librerías)

    Autor

    Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, Cabo Trafalgar, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio y El tango de la Guardia Vieja; y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española. El éxito de sus novelas sobre las aventuras del capitán Alatriste, cuya publicación comenzó en 1996, constituye un acontecimiento literario sin precedentes en España. También han sido llevadas al cine con el título Alatriste, película protagonizada por Viggo Mortensen.

    Sinopsis

    Por primera vez un volumen reúne la historia de España escrita por Arturo Pérez-Reverte durante más de cuatro años en su columna «Patente de corso» del XL Semanal. Un relato ameno, personal, a ratos irónico, pero siempre único, de nuestra accidentada historia a través de los siglos. Una obra concebida por el autor para, en palabras suyas, «divertirme, releer y disfrutar; un pretexto para mirar atrás desde los tiempos remotos hasta el presente, reflexionar un poco sobre ello y contarlo por escrito de una manera poco ortodoxa.» A lo largo de los 91 capítulos más el epílogo de los que consta el libro, Arturo Pérez-Reverte narra los principales acontecimientos ocurridos desde los orígenes de nuestra historia y hasta el final de la Transición con una mirada subjetiva, construida con las dosis exactas de lecturas, experiencia y sentido común. «La misma mirada con que escribo novelas y artículos -dice el autor-; no la elegí yo, sino que es resultado de todas esas cosas: la visión, ácida más a menudo que dulce, de quien, como dice un personaje de una de mis novelas, sabe que ser lúcido en España aparejó siempre mucha amargura, mucha soledad y mucha desesperanza.» Arturo Pérez-Reverte Reseñas:«Veamos el libro como el regalo de un gran novelista a la sociedad española, porque estoy convencido de que Una historia de España, de Arturo Pérez-Reverte, es un moderno epílogo al Quijote.»José Enrique Ruiz-Domènec, Cultura/s, La Vanguardia «Arturo Pérez-Reverte sabe cómo retener al lector a cada vuelta de página.»The New York Times Book Review «Arturo Pérez-Reverte consigue mantener sin aliento al lector.»Corriere della Sera «No solo es un espléndido narrador. También maneja con pericia diferentes géneros.»El Mundo «Hay un escritor español que se parece al mejor Spielberg más Umberto Eco. Se llama Arturo-Pérez-Reverte.»La Repubblica «Su sabiduría narrativa, tan bien construida siempre, tan exhaustivamente detallada, documentada y estructurada, hasta el punto de que, frente a todo ello, la historia real resulta más endeble y a veces hasta tópica.»Rafael Conte «Su estilo elegante se combina con un gran manejo de la lengua española. Pérez-Reverte es un maestro.»La Stampa «Pérez-Reverte tiene un talento endiablado y un sólido oficio.»Avant-Critique «Un repaso equidistante por los tres años de contienda [...] donde defiende la importancia de la memoria y la necesidad de no olvidar lo que fueron aquellos tres años de barbarie.»Antonio Lucas, El Mundo (sobre La guerra civil contada a los jóvenes) «La capacidad de síntesis y la ecuanimidad crítica del autor abonan un trabajo de lectura obligatoria.»Sergio Vila-SanJuán, La Vanguardia (sobre La guerra civil contada a los jóvenes)

    Los libreros recomiendan Reseña de www.loslibrerosrecomiendan.es

    "Una historia de España" de Arturo Pérez-Reverte

    Enviado por Los Libreros Recomiendan el 21-03-2019

    Más que un patriota, nos da la sensación de que Arturo Pérez-Reverte es alguien a quien le gustaría mucho poder serlo, pero al que se lo impide buena parte de las cosas que ahora ha reunido en las noventa mini-crónicas de este libro, procedentes de sus muy populares colaboraciones en un semanario. Y el recorrido que Arturo Pérez-Reverte hace por la historia de España, desde que era una inhóspita península conocida como la "tierra de conejos" hasta 1986, es tan divertido que puede conseguir que muchos lectores del autor se vuelvan adictos a la no-ficción. Se nota mucho lo bien que Pérez-Reverte se lo ha pasado escribiendo las sucesivas entregas de este repaso (en varios sentidos) nacional, y ese jolgorio íntimo, no carente de pesadumbre, se contagia.

    Obviamente, cuanta más distancia o menos información hay sobre lo que se va contando, el relato se hace más conjetural y por tanto cauteloso, y es obvio que, puestos a repasar y polemizar, la actualidad tiene más posibilidades. Queremos decir que al llegar a la página 100 (de un total de 241) ya estamos en el siglo XVIII (superados incluso esos "Siglos de Oro" tan queridos por el autor, y en los que tantas veces ha situado sus narraciones), y sólo sesenta y seis páginas después comienza el complicado siglo XX. Parece más fácil tener una opinión más formada sobre José Antonio Primo de Rivera, Santiago Carrillo, o Adolfo Suárez, que sobre Viriato, el duque de Lerma o Zumalacárregui, o poder interpretar de un modo más despejado y firme la Transición (que Pérez-Reverte aplaude convencido) que, por ejemplo, lo que un rey aragonés llevó a cabo en la llamada "campana de Huesca".

    Aquel suceso, explicado en cinco líneas y muy bien enfocado, da perfectamente el tono del libro, anuncia lo que el lector puede encontrarse: "Por esa época, en Aragón, un rey llamado Ramiro II el Monje, conocedor de la idiosincrasia hispana, sobre todo la de los nobles -los políticos de entonces-, tuvo un detalle simpático: convocó a la nobleza local, los decapitó a  todos y con sus cabezas hizo una bonita exposición  -hoy lo llamaríamos arte moderno-". También parece convincente su dictamen sobre el Concilio del Trento, donde "los españoles metimos la pata hasta el corvejón. O, mejor dicho, nos equivocamos de Dios: en vez de uno con visión de futuro que bendijese la prosperidad, la cultura, el trabajo y el comercio -cosa que hicieron los países del norte, y ahí los tienen hoy-, los españoles optamos por otro Dios con olor a sacristía, fanático, oscuro y reaccionario". A menudo es aún más claro (aunque nunca tanto como cada vez que menciona a Fernando VII, el malo malísimo de este libro, y que, sepultado entre tantos y tan extremos insultos, casi llega a producir piedad...), y, por ejemplo, "la Primera República Española, y en eso están de acuerdo tanto los historiadores de derechas como los de izquierdas, fue una verdadera casa de putas"... Excesos como ése hay por todos sitios, pero el humor neutraliza cualquier posible indignación por parte de un lector inteligente, que acepta la insolencia y la constante "incorrección política" como marcas de la casa, y decide disfrutar de anacronismos tan desternillantes y reparadores como el que afirma que los árabes construían muy bien, y que jamás hubieran encargado nada, por ejemplo, al famoso arquitecto Ahmed Calatrava...

    Puesto a repartir mandobles, Pérez-Reverte guarda munición, además, para casi todo el mundo, y consigue una curiosa forma de ser conciliador y casi equidistante, a base de golpear a diestro y siniestro (a derechas e izquierdas, queremos decir...): se muestra muy anticlerical, anti-nobleza, anti-Ejército, anti-chusma... y por supuesto, después, anti-franquista o anti-comunista... Pero también salva a algunos pocos reyes, a algunos políticos, a algunos generales, algunas comunidades... que intentaron dignificar "este putiferio secular donde malvivimos"... No parecen éstas palabras propias de un nacionalista español, sino más bien las de una especie de Larra, de vocación patriota pero desesperado por las derivas de su país, que se alegra de las victorias y las conquistas de su nación pero que lamenta que no sean más duraderas, más ilustradas, más pedagógicas y profundas.