Un hombre con sombrero

Un hombre con sombrero

Editorial
Dibbuks
Materia
Cómics y novelas gráficas | HUMOR | Novelas gráficas: literarias y memorias | Dibujo y dibujos | Edad de interés: a partir de 8 años
Colección
COMIC
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
176
ISBN
978-84-92902-05-7
EAN
9788492902057
Dimensiones
240 x 170 mm.
Fecha publicación
01-04-2010
Precio
20.70€ (19.90€ sin IVA)

Dónde comprarlo(6 librerías)

Ver todas (6 librerías)

Autor

<b>Gustavo Roldán</b> nació en Argentina en 1965. Publica en diferentes medios gráficos y realiza exposiciones desde 1985. Sus libros, de los que es autor del texto y de las ilustraciones, se han editado en Argentina, Francia, México, Brasil, España, Holanda, Corea y Suiza. Entre ellos destacan <i>El señor G., El erizo, Disparates, Cómo reconocer a un monstruo, El gran Napoleón, Poc, Poc, Poc, La verdadera, verdadera, verdadera historia de las lágrimas de cocodrilo, Historias de Conejo y Elefante </i>y <i>Juan Hormiga</i>. Entre otros premios ha recibido la Lista de honor ALIJA (IBBY-Argentina) en cuatro ocasiones; el premio OCTOGONO (CIELJ-Francia); ha sido seleccionado dos veces por la White Ravens List, de la Biblioteca de Munich, Alemania, y ha sido escolta para el premio Andersen por Argentina. En 2011 recibió el premio Junceda, de la Asociación Profesional de Ilustradores de Catalunña (APIC) por el libro <i>Cómo reconocer a un monstruo</i>. Expuso su trabajo en las exposiciones internacionales de Bologna, Italia; Museo Itabashi, Japón; Bienal de Bratislava, República Eslovaca; Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina y la Feria de Guadalajara, México. Ha realizado exposiciones individuales en La galería Canvas, Amsterdam; Centro Recoleta, de Buenos Aires; Las galerías Marcs Casas; Mercado, Niu y Abracadabra llibres, de Barcelona, y Panta Rhei, de Madrid. Actualmente reside en Barcelona, donde colabora con distintas editoriales.

Sinopsis

Pequeñas historias en viñetas protagonizadas siempre por el mismo simpático señor y su sombrero. Tanto da que se enfrente a un dragón, al bocadillo de su propio cómic o a la mismísima muerte, el resultado siempre es puro humor. Unas escenas muy bien secuenciadas resultan fáciles de seguir para los primeros lectores que pueden descubrir con este libro su afición al cómic.