Recuerdos de una mujer de la generación del 98

Recuerdos de una mujer de la generación del 98

Editorial
Tusquets Editores
Materia
Biografía: general
Colección
ANDANZAS TUSQUETS
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
248
ISBN
978-84-8310-076-9
EAN
9788483100769
Dimensiones
210 x 140 mm.
Peso
100
Fecha publicación
01-12-1998
Precio
14.00€ (13.46€ sin IVA)

Autor

Información sobre el autor no disponible

Sinopsis

Gracias al empeño de la profesora Amparo Hurtado, podemos presentar este documento inédito, entrañable a la vez que históricamente importante, las memorias de Carmen Baroja y Nessi (1883-1950), hermana de Ricardo y Pío Baroja, tituladas por ella misma Recuerdos de una mujer de la generación del 98. Unas palabras de su hijo Julio Caro Baroja pusieron a Amparo Hurtado tras la pista de estas memorias: «Creo que hay que cultivar la conciencia del recuerdo. Acaso esto sea producto de una manía familiar, de la que participamos mis dos tíos y yo? junto con mi madre». Amparo Hurtado, a quien la familia Baroja abrió sus puertas, ha recuperado, ordenado, anotado y prologado el manuscrito que ahora publicamos para mayor deleite y sorpresa de los lectores.     Carmen Baroja, que confiesa haber sido educada «muy a la española» y que, según escribe, no parece haber disfrutado de la vida hasta la vejez, desarrolló sin embargo una incansable actividad artística (la orfebrería) y de investigación del folclore, que nadie ?ni ella misma? supo valorar. Participó activamente en la fundación de un «club de señoras», el Lyceum, presidido por María de Maeztu, al que acudían, entre otras, Zenobia Camprubí y Victoria Kent y en el que «no hubo intelectual, médico o artista que no diera una conferencia». Escribió artículos y libros, como El encaje en España (Labor, 1933) y Joyas populares y amuletos (1949), que quedó inédito. Como es de suponer, por las páginas de estas memorias desfilan todos los personajes del mundo de las letras, las artes y la política de la generación del 98. Dada la íntima libertad con la que Carmen Baroja las escribió, que nadie se extrañe de la extrema sinceridad y arbitrariedad con la que los trata, a algunos con afecto y a otros hasta con desinhibido y violento sarcasmo.  Como el lector podrá comprobar en sus Recuerdos de una mujer de la generación del 98, Carmen Baroja tiene pleno derecho a reclamarse de esa generación: «Esto parece una pedantería», escribe, «y hasta puede que lo sea, pero yo pienso que los gustos, las ideas y el carácter todo mío llevan el sello de lo que yo supongo que era esta época».