Recuerdos de un jardinero inglés
Recuerdos de un jardinero inglés

Recuerdos de un jardinero inglés

Reginald Arkell

Editorial:
Periférica
ISBN:
978-84-18264-71-9
Si un libro es «como un jardín que se lleva en el bolsillo», éste hace realidad como ningún otro ese proverbio árabe, pues recrea la historia de uno fértil, armonioso y encantador,... Más información
Editorial:
Periférica
Ilustrador:
Reyes, Andrea
Traductor:
Ángeles de los Santos
Colección:
Largo Recorrido
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Castellano
Idioma original :
Inglés
ISBN:
978-84-18264-71-9
EAN:
9788418264719
Dimensiones:
210 x 135 mm.
Peso:
100 gramos
Nº páginas:
224
Fecha publicación :
26-10-2020
17,90€
(17,21€ sin IVA)
Comprar Reservar y recoge en tu librería preferida
Disponible en 331 librerías

Dónde encontrar "Recuerdos de un jardinero inglés"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 331 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Recuerdos de un jardinero inglés"

    Si un libro es «como un jardín que se lleva en el bolsillo», éste hace realidad como ningún otro ese proverbio árabe, pues recrea la historia de uno fértil, armonioso y encantador, un verdadero vergel: narcisos, orquídeas, crisantemos, dalias y campanillas azules brotan de sus páginas, cultivadas con mano maestra por el inefable jardinero Herbert Pinnegar. El protagonista de esta maravillosa novela fue un niño solitario que siempre mostró una pasión desmedida por las flores, especialmente por las silvestres, que crecían en las orillas del viejo canal que recorría con la profesora que le transmitió todo su saber botánico. La segunda mujer en apreciar su talento será la joven Charlotte Charteris, quien le otorga el primer premio en el Concurso Anual de Flores y cambia definitivamente su destino al ofrecerle, poco después, trabajar en el jardín de su mansión. Desde la vivienda anexa, que ha habitado a lo largo de sesenta años, Pinnegar repasa su vida consagrada a velar por ese cosmos en miniatura, un genuino jardín inglés: una de las contribuciones más originales de los británicos a la cultura universal. Con Pinnegar aprendemos que la paciencia, la tenacidad y la gratitud son virtudes necesarias para quien está expuesto al rigor de las estaciones y a los esplendores fugaces, ¿acaso no querríamos un mundo en el que todos lleváramos un jardinero dentro? De sus acciones y propósitos se desprende una ética singular: en un jardín no se puede estar enfadado mucho tiempo. Publicado en 1950, sobre este clásico moderno de la literatura inglesa, rebosante de humor y ternura, se proyecta también, de forma sutil, la sombra de los pesares de una sociedad que acaba de superar una guerra y, en este sentido, la idea del jardín supondrá su contrapunto: un lugar de ensueño, una metáfora de la buena vida y una promesa de felicidad. Los desvelos y alegrías que colman la existencia sencilla de este entrañable personaje, al igual que la belleza de un paisaje, reportan beneficios inmediatos al lector: una novela que estimula los sentidos, atempera el espíritu y apacigua el corazón maltrecho. «Una historia deliciosa, despojada de toda seriedad gracias al sentido del humor gamberro de Arkell.» Penelope Hobhouse «Una novela que ha de emocionar a los amantes de los jardines, pero también a todos aquellos lectores que sean capaces de apreciar cómo se construye la vida y el mundo de un personaje honesto, digno y entrañable. Es también una novela ideal para contrarrestar los desánimos propios de una pandemia.» José María Guelbenzu, El País «Esta novela tierna y precisa de Reginald Arkell no debe verse como una simple novela inglesa sobre jardines, sino como el extremo de una pasión, consustancial al hombre, pero cuyo carácter romántico alcanzó en Gran Bretaña una colorida y vibrante intimidad.» Manuel Gregorio González, Diario de Sevilla «El libro recuerda en muchos momentos a Dickens (…). Un lenguaje sencillo, un protagonista que evoluciona y hace chispear a veces su humor inglés y una lectura de la que se desprende un mensaje esperanzador y gratificante: hay que cuidar lo que amamos para que siempre sea hermoso y podamos disfrutarlos. La metáfora de la vida como un jardín.» Sagrario Fernández-Prieto, La Razón «¡Ah, qué deliciosa novelita! Cómo reconforta, en estos días de incertidumbre, perderse en sus páginas, lejos del mundanal estrépito, entre narcisos, rododendros y magnolias dormidas a la hora del crepúsculo. Y sobre todo, escuchar las perlas de sabiduría que va desgranando el Viejo Yerbas, por encima de todo un tipo digno.» Olga Merino, El Periódico «Todo pasa como las estaciones, sin que te des cuenta. Pero el autor sabe contarnos cómo no solamente pasa el tiempo, sino la vida, las costumbres de antaño, sin que el protagonista se dé cuenta, hasta llegar a la modernidad y a su obsolescencia. La melancolía dulzura con que lo narra hace derretirse a cualquier corazón sensible y sonreír melancólicamente ante su testarudez y fidelidad.» Luis Ángel Adán León, La Rioja
    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    "Recuerdos de un jardinero inglés" de Reginald Arkell

    Escrito por: Librería Lex Nova

    Fuente

    Traemos hoy a este foro una propuesta amable. Se trata de una novela publicada recientemente por la editorial Periférica cuyo título, Recuerdos de un jardinero inglés, nos da bastantes pistas. Su autor, Reginald Arkell, guionista y novelista inglés, vivió también los años que se narran en esta historia. Fue publicada en los años 50 bajo el título Old Herbaceous –que hace referencia al mote que los chicos del pueblo asignan al protagonista– y se ha convertido ya en un clásico de la literatura inglesa moderna. Se trata de una historia sencilla y precisamente ahí radica su mayor interés, en ella un octogenario en la etapa final de su vida rememora su periplo vital contándonos el discurrir de una vida tranquila, sin grandes sobresaltos, una vida consagrada exclusivamente a su gran pasión: la jardinería. El protagonista fue un niño solitario enamorado de las flores silvestres que a lo largo de su vida tuvo la suerte de encontrar quien le estimulara para finalmente poder dedicar todos sus esfuerzos y conocimientos al trabajo paciente y meticuloso del cuidado de un jardín, pues acaba siendo, nada más y nada menos que jardinero jefe en una gran mansión. Es ésta una típica mansión inglesa, en un típico pueblecito inglés al que no le falta nada para serlo: un párroco, una maestra de escuela, unos vecinos rebosantes de virtudes y defectos a partes iguales y, por supuesto, unos concursos florales que son la envidia del condado. Leemos esta historia inmersos en un jardín maravilloso, nos rodean dalias, campanillas, tulipanes silvestres, orquídeas, gordolobos… pero sobre todo las páginas de este libro rebosan color: rojos vivos, amarillos intensos, suaves violetas y azules tan bellos que “llegan a doler”… Hay algo hermoso, por obvio, en esta novela, ni todos los patronos son tiranos despreciables, ni todos los trabajadores de estrato social inferior son grandes personas por el solo hecho de provenir de una capa social inferior y haber tenido una vida más difícil, los matices son comunes y a pesar de ello es posible el entendimiento. Además de esta bonhomía que impregna toda la novela y que resulta tan oportuna hoy día, en algunos momentos el autor “colorea” más aún su texto con breves muestras de humor, un humor que recuerda las novelas de otro ilustre de las letras inglesas, P.G. Wodehouse. Volviendo a la historia de este jardinero, transcurre ésta entre las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del XX. La sombra de las dos guerras mundiales se deja entrever a lo largo de la historia –a pesar de que el protagonista no participa activamente en ellas a causa de una leve cojera de la infancia– recordándonos que el caos acecha siempre cualquier paraíso, por protegido que éste se halle. Transcurridos los años de vacío, de nuevo el jardín vuelve a resurgir y el color una vez más lo impregna todo, narcisos, crisantemos, buganvillas, plumbagos, belle de nuit… y es que, nos dice Arkell, “si los jardineros pudieran reunirse y aclarar las cosas, se acabarían los problemas del mundo”. Resulta éste un libro inspirador –la sugerente ilustración de la cubierta ya por sí sola lo es–, una ruptura momentánea con la realidad, un pequeño paréntesis de abandono, de dejarse llevar. Como es sabido, es ésta una de las grandezas de la literatura, la posibilidad de habitar mundos distintos, de vivir vidas intensas, complejas a veces, dramáticas incluso, pequeñas sacudidas de conciencia, y, a la vuelta de la esquina, encontrarnos con textos como éste, un texto aparentemente sin grandes pretensiones, un libro que entretiene, provoca sonrisas y reconforta. Probablemente no resolvamos los grandes problemas de la humanidad con la lectura de este libro (¿o sí?) pero lo que sí es seguro es que le sentará muy bien a nuestro espíritu y eso, en los tiempos que corren, es mucho. Ester Vallejo, Librería Jurídica Lex Nova (Madrid)

    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    Los libros de noviembre 2020

    Escrito por: Las Librerías Recomiendan

    Fuente

    Ha comenzado un incierto mes de noviembre que tendrá en el viernes 13 un día álgido para nosotras. El Día de las Librerías es una fiesta que este año, inevitablemente, se tiñe de reivindicación. No sería nada difícil documentar la importancia concreta, nada metafórica, que las librerías han tenido y tienen como lugar donde suceden efectivamente fenómenos culturales, donde se crece en todos los sentidos que importan, donde se aprende y se enseña, donde se debate y donde se convence con la principal arma que la humanidad ha forjado, o acaso con el arma que de hecho nos hizo humanos. Las librerías son islas, pero entre todas forman un archipiélago muy sólido a lo largo de todo el mundo, y, como lugar real de comunicación y civilización, han de ser protegidas y ayudadas como cualquier institución educativa o artística. Un mundo sin librerías no implica un mundo sin libros, pero, por otro lado, para que los libros culminen su misión parece necesario algo más que su escritura y su lectura: los libros han de pasar de mano en mano, de boca en boca, han de ser comentados y discutidos y rebatidos, han de ser presentados y celebrados, los cuentos han de ser leídos, los poemas recitados... Los libros son aún más ricos cuando ocupan su lugar en la ciudad, cuando se relacionan con otros, cuando se ven entre iguales o, mejor, entre distintos, cuando disfrutan cierta escenificación, aunque sólo sea la de una mano que los pone en otra, ese gesto tan pequeño y tan crucial. Y aquí tenemos las diez propuestas, tan diversas, que las librerías independientes españolas recomendamos con especial énfasis tanto para ese Día de las Librerías del viernes 13 como para todos los días del mes y del futuro, y que todos los días sean días de libros.

    Más sobre

    Reginald Arkell

    Reginald Arkell (1872-1959) fue un escritor y guionista británico, célebre por sus obras humorísticas. Creció en Gloucestershire, donde siendo muy joven se formó como periodista y comenzó a escribir para el teatro. Tras servir en el ejército durante la Primera Guerra Mundial, centró su producción en libretos cómicos para musicales, entre ellos el de 1066 and All That, aclamada parodia de la historia británica. Fue, además, editor de la revista Men Only y autor de cuatro volúmenes de «poesía de jardín»: "Green Fingers", "More Green Fingers", "Green Fingers Again" y "And a Green Thumb". Apasionado de la jardinería y la horticultura, Arkell consagró a esta disciplina varios textos, entre los que destaca "Recuerdos de un jardinero inglés" (1950), su gran obra, protagonizada por Bert Pinnegar, inolvidable personaje cómico que recuerda al mítico mayordomo Jeeves, de P. G. Wodehouse. La versión teatral de esta novela fue representada en el castillo de Windsor frente a la familia real en las navidades de 1979.
    Más títulos de Reginald Arkell
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario
    Te puede interesar

    Estanterías relacionadas

    Ver todas