El puente de los Asesinos (Las aventuras del capitán Alatriste 7)

El puente de los Asesinos (Las aventuras del capitán Alatriste 7)

Editorial
ALFAGUARA
Materia
Aventura histórica
Colección
CAPITAN ALATRISTE
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
384
ISBN
978-84-204-0709-8
EAN
9788420407098
Dimensiones
238 x 172 mm.
Peso
604
Fecha publicación
13-01-2015
Precio
19.50€ (18.75€ sin IVA)

Dónde comprarlo(39 librerías)

Ver todas (39 librerías)

Autor

Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, Cabo Trafalgar, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio y El tango de la Guardia Vieja; y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española. El éxito de sus novelas sobre las aventuras del capitán Alatriste, cuya publicación comenzó en 1996, constituye un acontecimiento literario sin precedentes en España. También han sido llevadas al cine con el título Alatriste, película protagonizada por Viggo Mortensen.

Sinopsis

La séptima entrega de «Las aventuras del capitán Alatriste». Cruza el puente de los Asesinos con Arturo Pérez-Reverte y vive la trepidante conspiración para asesinar al dogo de Venecia.Nápoles, Roma y Milán son algunos escenarios de esta nueva aventura del capitán Alatriste. Acompañado del joven Íñigo Balboa, a Alatriste le ordenan intervenir en una conjura crucial para la corona española: un golpe de mano en Venecia para asesinar al dogo durante la misa de Navidad del año 1627, e imponer por la fuerza un gobierno favorable a la corte del rey católico en ese estado de Italia. Para Alatriste y sus camaradas -el veterano Sebastián Copons y el peligroso moro Gurriato, entre otros-, la misión se presenta difícil, arriesgada y llena de sorpresas. Suicida, tal vez; pero no imposible.«Diego Alatriste bajó del carruaje y miró en torno, desconfiado. Tenía por sana costumbre, antes de entrar en un sitio incierto, establecer por dónde iba a irse, o intentarlo, si las cosas terminaban complicándose. El billete que le ordenada acompañar al hombre de negro estaba firmado por el sargento mayor del tercio de Nápoles, y no admitía discusión alguna; pero nada más se aclaraba en él.»