¿Por qué nos gustan las guapas?

¿Por qué nos gustan las guapas? . Todo Rafael Azcona en La Codorniz. Volumen I: (1952-1955)

Editorial
Pepitas de calabaza
Materia
HUMOR | Obras de consulta literaria | Español / Castellano | España | Reportajes y colección de artículos periodísticos
Colección
PEPITAS DE CALABAZA EDITORIAL
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
500
ISBN
978-84-939772-5-2
EAN
9788493977252
Dimensiones
220 x 150 mm.
Fecha publicación
21-11-2012
Precio
30.00€ (28.85€ sin IVA)

Dónde comprarlo(11 librerías)

Ver todas (11 librerías)

Autor

Rafael Azcona nació en Logroño en 1926. Empezó como humorista gráfico en La Codorniz, y de esa época proceden sus primeras novelas, abiertamente humorísticas como El repelente niño Vicente o Los muertos no se tocan, nene. Su colaboración con el director italiano Marco Ferreri y el éxito de sus primeros guiones relegaron a un segundo plano su tarea de escritor. Guionista y maestro de guionistas, autor de las historias de El pisito, El cochecito, Plácido, El verdugo, La grand bouffe, Belle Epoque o La niña de mis ojos, Azcona se ha convertido ya en una clásico vivo del humorismo español. En 2002 apareció su libro de relatos Estrafalario y en 2005 la reedición de El pisito. Novela de amor e inquilinato.

Sinopsis

Entre 1952 y 1958, es decir en el periodo que transcurre entre su marcha de Logroño y sus comienzos como trabajador de la industria cinematográfica, Rafael Azcona colaboró en diversas y variopintas publicaciones, pero lo hizo principalmente en La Codorniz, de cuyo equipo de redacción llegó a formar parte durante un tiempo. Con el fin de recuperar su obra «perdida» y de ofrecer a los lectores no solo una extensa muestra del talento humorístico de Azcona sino también un retrato coral de la sociedad española de los años cincuenta, hemos reunido en tres volúmenes todas las colaboraciones firmadas (con su propio nombre o bajo seudónimo) que publicó en la que fuera «La revista más audaz para el lector más inteligente». Estas aportaciones, contemporáneas de sus obras más celebradas (El pisito; Los muertos no se tocan, nene; Los ilusos, etcétera), no son simplemente las creaciones de un joven desbordado de talento que huye de mediocridad provinciana para ganarse la vida como escritor, sino que son también el humus —muy enriquecido— de sus posteriores aportaciones tanto cinematográficas como literarias. Además de los textos, publicamos la mayor parte de su obra como dibujante de chistes y viñetas, y entre ellas las que en su tiempo fueron todo un fenómeno editorial: el Repelente Niño Vicente. Un humor delicado y cáustico a la vez electriza estas obras, en las que Azcona construye en ocasiones un mundo al revés —siempre gamberro y siempre amable— a la par que comparte con el lector sus divertidas obsesiones: Un humor, en el que se hacen patentes las lecturas de Jonathan Swift y de otros clásicos de la irreverencia, y que le permite asomarse a la realidad y, acompañado de una mirada incrédula y única, descubrir el deslumbrante brillo de una sociedad completamente gris.