Nudo de Viboras - El beso al leproso

Nudo de Viboras - El beso al leproso . instrumentación

. instrumentación
Editorial
Homo Legens
Materia
Tecnología aeroespacial y aeronáutica
Colección
BIBLIOTHECA HOMO LEGENS
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
276
ISBN
978-84-935506-1-5
EAN
9788493550615
Dimensiones
240 x 170 mm.
Peso
485
Fecha publicación
01-01-2008
Precio
40.00€ (38.46€ sin IVA)

Dónde comprarlo(1 librerías)

    Autor

    (Burdeos, 1885 - París, 1970) encarna como pocos la coherencia entre ideas y vida. Profundamente católico, a lo largo de su vida defendió con vehemencia la dignidad y los valores que, de acuerdo con su ideario, nos hacen humanos.Miembro de la Academia Francesa, defensor de la República Española, activista de la resistencia contra el nazismo, Mauriac se consolidó como uno de los intelectuales franceses más influyentes del siglo XX, especialmente a partir de 1952, cuando le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Aunque François Mauriac ha pasado a la posteridad a partir de sus novelas, su labor como periodista le granjeó una enorme popularidad. Editó las revistas Les lettres françaises y Le cahier noir, desde las que denunció las torturas y asesinatos contra los patriotas franceses. Entre 1945 y 1955 colaboró en Le Figaro y encabezó una campaña en defensa del general De Gaulle. Años más tarde, debido a su defensa de la causa argelina, recibió amenazas de muerte de la organización terrorista de extrema derecha OAS.

    Sinopsis

    Un abogado millonario de origen campesino escribe, a los sesenta y ocho años, una carta “de despedida” a su mujer, descendiente de una familia de la alta burguesía rural landesa. Éste es el arranque de Nudo de víboras, el monólogo de un avaro resentido que, como una fi era que se defi ende agazapada en el fondo de su guarida, decide repasar su vida y la de los suyos dejándose llevar por el más inhumano de los instintos: la venganza. La honesta lucidez de Mauriac alcanza en Nudo de víboras las cotas más altas. El artefacto de su estilo halla el equilibrio perfecto, la indescifrable gracia “artística”: todo está en su sitio, pulsando las cuerdas de la emoción, llenando al lector de visiones que permanecen largo tiempo en la retina interior... Una obra maestra que hace pensar en un Dostoyevski reconcentrado, y que la crítica ha situado en lo más alto de la novela francesa del siglo xx.