No hay quinto aniMaLo

No hay quinto aniMaLo . Poemigas y dibujos

Editorial
Siruela
Materia
Poesía de poetas individuales
Colección
Libros del Tiempo
Encuadernación
No definida.
Nº páginas
184
ISBN
978-84-9841-465-3
EAN
9788498414653
Dimensiones
240 x 240 mm.
Fecha publicación
01-11-2010
Precio
35.00€ (33.65€ sin IVA)

Dónde comprarlo(5 librerías)

Ver todas (5 librerías)

Autor

LUIS EDUARDO AUTE (Manila, Islas Filipinas, 1943). Vive en Madrid desde 1954. Pintor, músico, poeta, cineasta. En 1960 expone sus pinturas por primera vez y desde 1966, tras componer canciones para varios intérpretes, comienza a grabar sus propias creaciones. Hasta la fecha tiene en su haber más de cuatrocientas canciones, muchas de ellas míticas. En 2001 dibuja, escribe y realiza su primer largometraje: Un perro llamado Dolor, que es seleccionado para diversos festivales internacionales de cine. Ha editado tres poemarios y ha escrito cinco libros de poemigas en formato de libro-disco y libro-vídeo bajo el título de AnimaLhada. En 2012 publica el disco El niño que miraba el mar, que contiene un DVD de un cortometraje dibujado y realizado por él mismo: El niño y el Basilisco. Sus trabajos más recientes son Vincent y el Giraluna, otro corto de su autoría, y esta sexta entrega de poemigas titulada EL SEXtO ANIMAL.

Sinopsis

«Juego / con las palabras / porque me apasiona / exprimir los JUgos / de sus EGOs.» Éste es uno de los poemigas que integran No hay quinto aniMalo, la quinta entrega de la saga lúdica y transgresora de los «animales» de Aute. «animaLuno», «animaLdos» y «animaL3D» están contenidos en el volumen animaLhada. El cuarto volumen, que se editó en solitario, apareció bajo e­­l título animaLhito. No hay quinto aniMaLo, como el resto de los bichos-libros, propone al lector el juego como condición necesaria de la lectura. El libro se plantea como un divertimento en el que, a través de la reflexión, el lector pueda cruzar al otro lado del espejo. Los dibujos de la serie «Fragmentos fluidizos» también participan de esa propuesta lúdica ofreciendo, al espectador en este caso, un juego de imágenes en donde las elipsis pretenden formar parte de la esencia del trampantojo.