No cerramos en agosto

No cerramos en agosto

Editorial
Libros del Asteroide
Materia
Ficción moderna y contemporanea | Cataluña, Comunidad Autónoma de | Género policíaco y misterio
Colección
Libros del Asteroide
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
250
ISBN
978-84-17007-81-2
EAN
9788417007812
Dimensiones
200 x 125 mm.
Peso
520
Fecha publicación
03-06-2019
Precio
19.95€ (19.18€ sin IVA)

Dónde comprarlo(211 librerías)

    Autor

    Eduard Palomares (1980) trabaja como periodista en El Periódico de Catalunya desde hace más de quince años. Tras una vida de lector compulsivo de novela negra y de misterio, ha escrito su primer libro, No cerramos en agosto, en el que combina su afición por el género negro clásico ?de Chandler a Vázquez Montalbán? con una voluntad de describir la Barcelona actual.

    Sinopsis

    Jordi Viassolo consigue un trabajo de becario ?temporal y mal pagado? en una agencia de detectives de Barcelona. La misión que le encargan es simple: mantener el despacho abierto durante el verano sin meterse en líos. Todo cambia cuando aparece un cliente desesperado asegurando que su mujer ha desaparecido. Se trata de una investigación aparentemente sencilla, perfecta para que el tímido e inexperto Viassolo comience a foguearse en la calle. Sin embargo, el caso se complica y el aprendiz de detective deberá alejarse de la burbuja en la que ha vivido como estudiante y empezar a poner en práctica lo que hasta ahora solo conocía de oídas. Eduard Palomares recoge el legado del género negro barcelonés para darle una sacudida y adaptarlo a la realidad del siglo xxi: contratos basura, alquileres por las nubes, turismo masivo? El autor convierte así el crimen en una excusa para retratar con lenguaje fresco y directo una Barcelona que evoluciona a un ritmo vertiginoso, la mayor parte de las veces a pesar de sus vecinos. Una novela que es negra, pero también luminosa. «Una nueva voz de la novela negra barcelonesa. Palomares parte de la mirada de su joven detective protagonista para retratar la Barcelona actual, marcada por la presión inmobiliaria y el turismo de masas. Mientras, sus vecinos, más allá del espejismo de las redes sociales, viven atrapados entre las obligaciones laborales y familiares.» Domingo Villar