Manual de inquisidores

Manual de inquisidores . Directorium Inquisitorm de Fray Nicolás Eymeric

. Directorium Inquisitorm de Fray Nicolás Eymeric
Editorial
La Esfera de los Libros
Materia
Comunidades y monacatos cristianos | Historia de la Iglesia
Traductor
TEA CUCURULL, JOSÉ ANTONIO
Colección
Fuera de colección
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
264
ISBN
978-84-9734-445-6
EAN
9788497344456
Dimensiones
240 x 160 mm.
Peso
600
Fecha publicación
07-02-2006
Precio
22.00€ (21.15€ sin IVA)

Autor

José Antonio Fortea Cucurull (Barbastro, 1968) es sacerdote y teólogo especializado en Demonología. Cursó sus estudios de Teología para el sacerdocio en la Universidad de Navarra. Se licenció en la especialidad de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de Comillas. Pertenece al presbiterio de la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid). En 1998 defendió su tesis de licenciatura «El exorcismo en la época actual» dirigida por el Secretario de la Comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. En octubre de 2001 fue nombrado arcipreste. Entre sus obras destacan sus tres tratados sobre demonología (\"Daemoniacum\", \"Summa Daemoniaca\" y \"Exorcistica\"), que han sido traducidos a distintos idiomas. Compagina su trabajo de teólogo con su labor como párroco de Santa María Magdalena en Anchuelo (Madrid). Página web del autor: www.fortea.ws

Sinopsis

Nicolás Eymerich, inquisidor general del Reino de Aragón, escribió hacia 1376 en Aviñón un libro que alcanzaría suma importancia por su amplísima codificación de las prácticas y las argumentaciones, tanto teológicas como ideológicas, que justificaban la existencia del aparato represor de la Iglesia. Se trataba del "Directorium Inquisitorum (Manual de Inquisidores)", un tratado donde recopiló las leyes y normas esenciales para realizar correctamente la labor del inquisidor y que llegó a ser la obra más utilizada por todos los inquisidores posteriores. En él desgrana tanto la naturaleza y la razón de ser de la fe cristiana así como la perversión que radicaba en toda herejía, presunta o verdadera, al sustentarse contra la verdad y la recta doctrina, y especialmente aborda la práctica inquisitorial: quién puede remover a un inquisidor de su oficio, si expira su potestad una vez que fallece el Papa, si cabe proceder contra los reyes, si se debe juzgar por herejía a los ya muertos, si el inquisidor tiene derecho a disponer de tropa armada, qué hacer en caso de disconformidad del obispo del lugar, e incluso trata sobre las cárceles, los testigos, los interrogatorios, los tormentos… El dominico Eymerich se basó para la redacción de este compendio tanto en la documentación existente hasta ese momento como en su propia experiencia como inquisidor. Y la importancia del "Directorivm Inquisitorvm" -que gracias a la traducción y edición del teólogo José Antonio Fortea tenemos hoy en nuestras manos- es tan grande que, después de la Biblia, fue uno de los primeros textos en ser impresos en 1503 y, cuando Roma quiso hacer frente a la rebelión protestante, ordenó reeditar el libro para que se transformase en el manual imprescindible de todos los inquisidores.