Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones
Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones

Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones

Guinda Casales, Angel

Editorial:
Olifante Ediciones de Poesía
ISBN:
978-84-121535-0-7
LA FAMILIA Érase una vez la familia. Anterior a los malentendidos. ¡Quebró la aceptación! ¡Se movió la casa! Retraimiento, desconfianza, pereza se enquistaron. El desapego... Más información
Editorial:
Olifante Ediciones de Poesía
Colección:
Olifante
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-121535-0-7
EAN:
9788412153507
Dimensiones:
400 x 200 mm.
Peso:
100 gramos
Nº páginas:
80
Fecha publicación :
14-04-2020
Disponible en 32 librerías

Dónde encontrar "Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 32 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones"

    LA FAMILIA Érase una vez la familia. Anterior a los malentendidos. ¡Quebró la aceptación! ¡Se movió la casa! Retraimiento, desconfianza, pereza se enquistaron. El desapego levantó paredes. Se abrieron mundos con perímetro de fosos. ¡Hasta lo más compacto acaba disgregándose! ---000--- LOS ABANDONADOS ¡Un árbol asoma la cabeza por una ventana! (Busca al gorrión que se coló en el piso. Igual que el cerdo hoza hasta topar la trufa.) De pared a pared, de suelo a techo, da tumbos el gorrión exasperadamente. ¡Un perro atado al aire mira a un gato! (Desconfían los dos entre las tarascadas de la velocidad, del ruido, del absurdo.) El árbol, el gorrión, el cerdo, el perro, el gato somos nosotros, abandonados, perdidos en la tierra y tan lejos del cielo. CASAS Una dentro de otra llevo puestas las casas en las que viví. El tiempo las había precintado. La memoria es una llave maestra. EL ESPEJO Como un nido de nubes se posó la noche en la cabeza de la amada. Llevaba sobre el rostro un pañuelo de bruma. Parecían los cabellos racimos de uvas negras. Los iris dos coronas brillan

    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    "Los deslumbramientos, seguido de Recapitulaciones", de Ángel Guinda

    Escrito por: Las Librerías Recomiendan

    Fuente

    Qué profunda, y qué caudalosa, y qué voluptuosa es la poesía de Ángel Guinda (Zaragoza, 1948), y qué vocación tiene de totalidad. Protagonizada por una especie de hedonismo existencialista, o de fatalismo epicúreo, sus versos nos han ofrecido siempre una visión trágica y gozosa de la vida, una conciencia de la muerte que hace más apremiante todavía la necesidad de vivir. Que la muerte es desde siempre la presencia más constante y poderosa en la obra del zaragozano es una obviedad para sus lectores, pero se trata de una "muerte viva", una muerte vivida con una intensidad casi exagerada, desaforada, una muerte tan "ávida" como la vida de aquel título suyo de 1980. "Si me quitan la vida escribiré con la muerte", decía un tremendo verso suyo de Poemas para los demás, todo un posible epifónema para su obra, y allí se declara abiertamente lo que queremos decir: la muerte en Ángel Guinda no es inercia, el silencio metafísico es un aullido, el cese de la vida es un comienzo, no en el sentido religioso, sino, muy al contrario, en un sentido explícita y militantemente pagano, pero un paganismo rebosante de trascendencia. Si todo esto era así en sus libros todavía juveniles, cuando la vida bullía y la escritura de Guinda se revolcaba en placeres que quedaban registrados en versos de pura celebración de los sentidos y los sueños, ahora, en sus libros últimos, lo que nos encontramos es lo mismo pero en otro tono, como en su magistral Espectral, un libro de poesía alucinada y de resultado un tanto alucinante, o en su nuevo libro, que habla de "recapitulaciones" en el mismo título. La poesía comprometida, que era otra de las líneas habituales en Guinda (y donde a veces se incurría en la irregularidad a costa de la generosidad de hacerse expresiva, deliberada portavoz de una comunidad, poesía de combate o incluso de pancarta), se retira aquí para sumergirse de nuevo en la meditación filosófica, manantial en donde la poesía del autor ha encontrado siempre sus mejores palabras, sus hallazgos fulgurantes. Lo que recibimos agradecidos hoy y leemos con conmoción es otro libro de plenitud, de paisajes simbólicos, de grandeza privada y colectiva. La obra de un poeta, vista en perspectiva, es algo así como la biografía de una conciencia, y en ese sentido la obra poética de Guinda (que reclama con cierta urgencia una edición conjunta, completa) es un clamor de voces en el que destaca la suya, poderosa y honda, donde el individualismo ha logrado hacerse alarido común:   Todo a mi alrededor está agitado, pero yo estoy tranquilo ante este mar que me esperaba tanto tiempo sin mí, yo sin él tanto tiempo. Mi mundo, mar en calma, tan grande es como el mundo y aún más hondo. La serenidad es un estado del ánimo, conciencia de viajar a uno mismo despacio. Y haber llegado ya es alcanzarse.   Juan Marqués, para 'Las Librerías Recomiendan'    

    Más sobre

    Guinda Casales, Angel

    Información sobre el autor no disponible


    Más títulos de Guinda Casales, Angel
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario
    También te puede interesar

    Libros relacionados