Los agotes
Los agotes

Los agotes

El final de una maldición

Aguirre Delclaux, María del Carmen

Editorial:
SÍLEX EDICIONES
ISBN:
978-84-7737-419-0
La historia de estas gentes discriminadas y perseguidas, que ha llegado casi hasta nuestros días, es una rareza difícil de explicar. Tenemos que retroceder a épocas muy remotas q... Más información
Editorial:
SÍLEX EDICIONES
Colección:
Serie historia
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-7737-419-0
EAN:
9788477374190
Dimensiones:
240 x 150 mm.
Nº páginas:
192
Nº de ilustraciones:
16
Fecha publicación :
20-11-2008
Disponible en 40 librerías

Dónde encontrar "Los agotes"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 40 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Los agotes"

    La historia de estas gentes discriminadas y perseguidas, que ha llegado casi hasta nuestros días, es una rareza difícil de explicar. Tenemos que retroceder a épocas muy remotas que justifican el rechazo por la ignorancia de los pueblos. Aun así, no se comprende que se haya prolongado tanto tiempo. Los últimos agotes de la historia viven en Bozate, barrio equidistante de Arizkun y Errazu, dos de los catorce pueblos que componen el navarro valle del Baztán, frontera con Francia. Al otro lado de los Pirineos, los franceses les llamaron cagots. Vivían en barrios apartados, con la prohibición de mezclarse con los vecinos de otros pueblos. Para que su separación fuese completa, debían distinguirse hasta en la propia vestimenta y tenían que llevar la marca de un pie de pato de color rojo, de manera bien visible. Además estaban obligados a avisar de su presencia haciendo tañer unas claquetas para que los otros se apartasen. Eran objeto de discriminación en la la iglesia, donde les estaban reservados los últimos bancos. No podían llegar hasta el altar ni para comulgar ni para recibir la paz, el sacerdote bajaba a dársela. En la ofrenda de pan a la iglesia, y que el monagillo recogía en un saco, le daba la vuelta a éste, para que los panes de los agotes no se mezclasen con los otros. Tenían una pila de agua bendita y un cementerio aparte, incluso había iglesias con una puerta especial para ellos. Tampoco se les permitía ser sacerdotes. Nunca les dejaban participar en los bailes y en las fiestas de los pueblos del valle. Una maldición que ha llegado a su fin.

    Más sobre

    Aguirre Delclaux, María del Carmen

    Información sobre el autor no disponible


    Más títulos de Aguirre Delclaux, María del Carmen
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario