La vida es sueño
La vida es sueño

La vida es sueño

Calderón de la Barca, Pedro

Editorial:
ANAYA INFANTIL Y JUVENIL
ISBN:
978-84-698-3372-8
Un drama filosófico, la obra más universal de Calderón de la Barca.Edición con notas explicativas y de vocabulario, introducción, apéndice y actividades.La vida es sueño es la más... Más información
Editorial:
ANAYA INFANTIL Y JUVENIL
Ilustrador:
Pérez, Óscar T.
Colección:
NUEVA BIBLIOTECA DIDÁCTICA ANAYA
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-698-3372-8
EAN:
9788469833728
Dimensiones:
200 x 145 mm.
Peso:
352 gramos
Nº páginas:
288
Fecha publicación :
27-04-2017
10,95€
(10,53€ sin IVA)
Comprar Reservar y recoge en tu librería preferida
Disponible en 229 librerías

Dónde encontrar "La vida es sueño"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 229 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "La vida es sueño"

    Un drama filosófico, la obra más universal de Calderón de la Barca.Edición con notas explicativas y de vocabulario, introducción, apéndice y actividades.La vida es sueño es la más importante comedia filosófica de Calderón y la que mayor repercusión ha tenido dentro y fuera de nuestro país. Su título es una metáfora que identifica los valores y las apariencias de la vida humana con un sueño, por su brevedad y por lo que tienen de "ilusión" frente a la realidad. Si lo que llamamos vida es un sueño, Calderón recomienda prestar más atención a la verdadera vida, la eterna, a la que se accede siguiendo los designios de la Providencia mediante la gracia divina. De ahí la invitación a actuar cristianamente y con prudencia, porque "no se pierde el hacer bien, ni aún en sueños" y cada uno es responsable de su comportamiento.(Edición de Lourdes Yagüe Olmos)

    Más sobre

    Calderón de la Barca, Pedro

    Pedro Calderón de la Barca nació en Madrid, el 17 de enero de 1600. Empezó a ir al colegio en 1605 en Valladolid, porque allí estaba la Corte, pero como destacó en los estudios, el padre, decidió destinarlo a ocupar una capellanía. Con ese propósito pasó al Colegio Imperial de los jesuitas de Madrid en 1608, y allí permaneció hasta 1613 estudiando gramática, latín, griego, y teología. Continuó en la Universidad de Alcalá, donde estudió lógica y retórica y en 1615, al fallecer su padre, pasó a la de Salamanca, donde se graduó de bachiller en derecho canónico y civil, sin llegar a ordenarse sacerdote. En 1621 participó en el certamen poético habido con motivo de la beatificación de San Isidro y posteriormente en el de su canonización, en 1622, y ganó un tercer premio. Decidió abandonar los estudios religiosos por la carrera militar y llevó una vida algo revuelta de pendencias y juego. En 1629, irrumpe con sus hermanos en el Convento de las Trinitarias donde se encontraba la hija de Lope, persiguiendo a un actor, le causó la enemistad de Lope de Vega y del famoso fraile Hortensio Félix Paravicino. Calderón correspondió a los ataques de este último burlándose en un pasaje de su comedia «El príncipe constante», escrita en ese año, al igual que «La dama duende», su primer gran éxito. Con estas y otras comedias fue ganándose el aprecio del rey Felipe IV, que empezó a hacerle encargos para los teatros de la Corte, ya fuera el salón dorado del desaparecido Alcázar o el recién inaugurado Coliseo del Palacio del Buen Retiro, para cuya primera función escribió en 1634 «El nuevo Palacio del Retiro. Se ganó el aprecio del público en general en la década de los treinta con sus piezas para los corrales de comedias madrileños de la Cruz y del Príncipe. En 1636 el rey le nombra caballero de la Orden de Santiago y se publica la primera parte de sus comedias; al año siguiente la segunda, hasta las nueve que llegó a imprimir. En 1677 aparecerá además la primera parte de sus autos sacramentales. Desde 1644 tras sucesivos cierres de los corrales de comedias, a causa de las presiones de los religiosos moralistas contrarios al teatro, acaeció un lapso de cinco años sin teatro. Se reabren en 1649 y Calderón se convierte durante unos años en secretario del Duque de Alba; además se ordena sacerdote en 1651. Poco después (1653), obtuvo la capellanía que su padre tanto ansiaba para la familia, aunque siguió escribiendo comedias y entremeses, desde entonces dio prioridad a la composición de autos sacramentales, género teatral que perfeccionó y llevó a su plenitud. Muere en mayo de 1681.
    Más títulos de Calderón de la Barca, Pedro
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario