La frontera salvaje

La frontera salvaje

Editorial
Errata Naturae Editores
Materia
Memorias
Colección
Libros salvajes
Encuadernación
Libro
Nº páginas
308
ISBN
978-84-16544-60-8
EAN
9788416544608
Dimensiones
215 x 140 mm.
Fecha publicación
16-04-2018
Precio
19.50€ (18.75€ sin IVA)

Dónde comprarlo(137 librerías)

Ver todas (137 librerías)

Autor

Washington Irving (1783-1859) fou un escriptor nord-americà fill d'un comerciant escocès i una ciutadana anglesa que van viure amb fervor la independència dels Estats Units i van decidir anomenar el seu onzè fill amb el nom del primer president del seu nou país. Va escriure les primeres peces en col·laboració amb els seus germans i malgrat que durant molts anys la seva obra va passar desapercebuda fora de l'àmbit novaiorquès, són molts els creadors contemporanis que l'han reivindicat. Així, Tim Burton va adaptar al cinema el seu conte més cèlebre ?La llegenda de Sleepy Hollow? o els creadors de Batman van batejar la ciutat on succeïa l'acció com a Gotham, el nom amb què Irving es referia a Nova York.

Sinopsis

Tras casi dos décadas viviendo fuera de Estados Unidos, en 1832 Irving decidió regresar a casa, convertido ya en una auténtica celebridad literaria. Pero su carácter no era precisamente sedentario: de inmediato volvió a embarcarse en un gran viaje, esta vez por los territorios más remotos de su país. En pleno recrudecimiento de las guerras indias, se incorporó a una expedición de los rangers más allá de la frontera jamás pisada por el hombre blanco, en los territorios de caza de los temidos guerreros pawnis. A medio camino entre la novela de aventuras, la crónica de viaje y el dietario del naturalista, Irving relata con un tempo narrativo ágil y vivo las peripecias y riesgos de su periplo, al tiempo que da cuenta de la belleza primigenia y aún intacta de los grandes paisajes norteamericanos. Muy pocos escritores habían descrito aquellas sublimes inmensidades salvajes, pobladas todavía por auténticas miríadas de osos, lobos, coyotes, bisontes o pumas, y por los pocos hombres que habitaban la frontera: pioneros y colonos, cazadores y cazarrecompensas, tramperos y rangers, que Irving retrata con maestría excepcional. Pero esa frontera no sería tal sin los nativos norteamericanos, sus verdaderos moradores, a los que el hombre blanco afrenta con su política de conquista. Irving, sin embargo, denuncia la actitud injusta, despótica y prepotente de los suyos, los recién llegados, y defiende el modelo de «vida salvaje» de los nativos, en perfecta armonía con una naturaleza igualmente indómita y en clara oposición al empuje imperialista que llegaba del gobierno. Igualmente, el viaje se convierte para el escritor en una progresiva toma de conciencia del modo en que los hombres devastan a su paso la naturaleza: finalmente Irving no puede sino hundirse en la tristeza al dar caza y desposeer de la vida a su primer y único bisonte.