Hicimos la luz ... y perdimos la noche: efectos biológicos de la luz
Hicimos la luz ... y perdimos la noche: efectos biológicos de la luz

Hicimos la luz ... y perdimos la noche: efectos biológicos de la luz

Sánchez Barceló, Emilio

Editorial:
Editorial Universidad de Cantabria
ISBN:
978-84-8102-813-3
¿Fue nuestro cuerpo diseñado para un mundo que ya no existe? Durante millones de años hemos habitado un planeta en el que la luz durante el día y la oscuridad durante la noche se a... Más información
Editorial:
Editorial Universidad de Cantabria
Ilustrador:
Baldizán Rubín, Sheila
Colección:
Divulgación Científica
Encuadernación:
Cartoné
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-8102-813-3
EAN:
9788481028133
Dimensiones:
230 x 170 mm.
Peso:
722 gramos
Nº páginas:
316
Nº de ilustraciones:
32
Fecha publicación :
19-10-2017
Disponible en 12 librerías

Dónde encontrar "Hicimos la luz ... y perdimos la noche: efectos biológicos de la luz"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 12 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Hicimos la luz ... y perdimos la noche: efectos biológicos de la luz"

    ¿Fue nuestro cuerpo diseñado para un mundo que ya no existe? Durante millones de años hemos habitado un planeta en el que la luz durante el día y la oscuridad durante la noche se alternaban de manera inmutable. Al principio el fuego y, mas adelante, artilugios de iluminación basados en la combustión de grasas, keroseno, o gas, fueron capaces de alterar mínimamente la oscuridad nocturna (se trataba de luz, como la lunar, de muy baja intensidad, y sin efectos biológicos). Sin embargo, desde hace alrededor de cien años, apenas ¡un milisegundo! en la historia de la humanidad, con generalización de las fuentes de luz eléctrica de alta intensidad, ¡hemos perdido la oscuridad natural de la noche! Hemos generado un nuevo contaminante ambiental. Hablamos ya de "polución luminosa". ¿Puede, la luz nocturna, tener algún efecto sobre nuestra salud? ¿Puede, por ejemplo, aumentar el riesgo de padecer cáncer, acelerar el envejecimiento, favorecer la obesidad o influir sobre el desarrollo de algunas patologías? ¿Por qué pensamos que puede ser así? Todos los seres vivos disponemos de un reloj biológico que, en nuestro caso, está situado en el cerebro. Es como un microprocesador que controla la ritmicidad de todas nuestras funciones fisiológicas, para adecuarlas anticipadamente a las necesidades previsibles para cada momento del día y de la noche. Este reloj siempre ha estado controlado por la luz solar, la única fuente natural de luz de alta intensidad. Sin embargo, ahora, con la luz artificial nocturna “confundimos” al reloj biológico, enviándole señales "anómalas" que lo desajustan, provocando algo que denominamos “cronodisrupción”. De esta manera, alteramos la programación de las funciones fisiológicas, con la posibles consecuencias anteriormente enumeradas. En este libro trataremos de estos asuntos, así como de los aspectos positivos (no todo es malo) de la luz artificial, relacionados con la salud.

    Más sobre

    Sánchez Barceló, Emilio

    Información sobre el autor no disponible


    Más títulos de Sánchez Barceló, Emilio
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario