Guerra interior
Guerra interior

Guerra interior

Liddell, Angélica

Editorial:
Ediciones La Uña Rota
ISBN:
978-84-95291-90-5
Luto 2019-2020. Guerra interior sigue la tradición de los libros de la vida de los místicos. Aquí encontramos furia, devoción, voluptuosidad, éxtasis, invectiva, aflicción, belleza... Más información
Materias:
Poesía
Editorial:
Ediciones La Uña Rota
Colección:
Libros robados
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-95291-90-5
EAN:
9788495291905
Dimensiones:
230 x 150 mm.
Nº páginas:
240
Fecha publicación :
01-10-2020
18,00€
(17,31€ sin IVA)
Comprar Reservar y recoge en tu librería preferida
Disponible en 264 librerías

Dónde encontrar "Guerra interior"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 264 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Guerra interior"

    Luto 2019-2020. Guerra interior sigue la tradición de los libros de la vida de los místicos. Aquí encontramos furia, devoción, voluptuosidad, éxtasis, invectiva, aflicción, belleza, y también júbilo, porque «la culminación del amor es la risa». Angélica Liddell escribe al dictado de lo intempestivo y de la locura de Dios para subvertir todos los límites. La contienda se libra ahí donde se ha trivializado lo sagrado. Un libro abrasivo escrito en contra y a la contra, que ahonda en un misticismo salvaje, en estado de guerra, que persiste en el cometido de acorralar la vanidad y la seducción que hay en las palabras cuando se escriben y se pronuncian, excoriando el relato para dejarlo en carne viva, sobrecogida, puñal y misterio.

    Más sobre

    Liddell, Angélica

    Angélica Liddell es Premio Nacional de Literatura Dramática por La casa de la fuerza (La uÑa RoTa, 2011) y León de Plata de la Bienal de Venecia en 2013 «por su capacidad de transformar su poesía en un texto que agita el mundo». Nacida en Figueres en 1966, desde niña visita a sus abuelos en Santibáñez el Bajo (Cáceres), «todo lo aprendí viéndoles arar, pisar la uva, meter las manos en el fuego sin quemarse, en cuanto hacían, había una relación directa con las cosas que no he vuelto a experimentar». En 1988, mientras estudia Psicología en Madrid, «un tiempo perdido», escribe su primera obra, era malísima, pero todavía hoy sigo hablando del suicidio. Con su compañía Atra Bilis, fundada en 1993 junto a Sindo Puche, ha estrenado una veintena de creaciones con las que ha obtenido numerosos premios, como el Valle Inclán por «El año de Ricardo» y el de Dramaturgia Innovadora Casa de América por «La pasión anotada de Nubila Wahlheim», ambas editadas por Artezblai. Un crítico la ha calificado de «monstruo escénico y autora de la palabra», y otro la comparó con Artaud y Pasolini. Cuando cumplió 42 años, «ese día me sentí mal, asustada y jodida por el paso del tiempo», se apuntó por primera vez a un gimnasio, «entonces los detestaba, ahora me encantan… mi gimnasio está lleno de actores porno gays, alegres y guapos, que desean amar y ser amados, como todos nosotros, pero para mí es ese lugar donde me reventaba durante cuatro horas seguidas para soportar la ansiedad, para buscar alivio». Y ¿allí empezó «La casa de la fuerza»? «Sí, eran ejercicios de preparación para la soledad.» Entonces, años después, «cuando más hastiada estaba de todo aquello que me rodeaba, apareció China con su modo indescifrable de estar en el mundo. Al final, lo único que cuenta en nuestras vidas cuando cerramos la puerta de nuestra habitación es el mundo afectivo, sentirse amado o no… Cada vez le doy más oportunidad al azar, a lo inexplicable…». ¿Y qué nos cuentas de tu nueva trilogía, «Ciclo de las resurrecciones»? «Pues ahora, acabo de estrenar «Primera carta de san Pablo a los Corintios». Creo que es el inicio de una etapa relacionada con lo sagrado. Quiero devolver el sentido sagrado a aquello que lo cotidiano se ha empeñado en trivializar. Según estas inquietudes, espero montar una Lucrezia («You are my destiny», se titula) el año que viene. Es como si hubiera llegado al límite de algo, al límite de lo confesional, necesito ir al polo opuesto y, tal vez, llegar al silencio.» Sus textos han sido traducidos al inglés, francés, italiano, rumano, ruso, alemán, polaco y portugués.
    Más títulos de Liddell, Angélica
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario