FUEGOS
FUEGOS

FUEGOS

Ramos Ismael

Editorial:
LA BELLA VARSOVIA
ISBN:
978-84-120475-2-3
Ismael Ramos incendia su escritura. Más allá del vínculo evidente con el título de estos poemas, esa acción los empuja a tomar cuerpo, a destruirse. "Fuegos" se concibe plural —un... Más información
Editorial:
LA BELLA VARSOVIA
Traductor:
Ismael Ramos
Colección:
POESIA
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-120475-2-3
EAN:
9788412047523
Dimensiones:
120 x 210 mm.
Peso:
150 gramos
Nº páginas:
80
Fecha publicación :
02-09-2019
Disponible en 96 librerías

Dónde encontrar "FUEGOS"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 96 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "FUEGOS"

    Ismael Ramos incendia su escritura. Más allá del vínculo evidente con el título de estos poemas, esa acción los empuja a tomar cuerpo, a destruirse. "Fuegos" se concibe plural —un libro en prosa, con personajes, tan poroso en su concepto de los géneros— en sus muchos caminos: nos habla sobre el hilo que une la memoria y la identidad, la familia como herida en el presente, el entorno rural como experiencia propia y no como postal ni paisaje sin figuras, la escritura que se entiende canto y que se entiende abismo, consciente de que el fuego aniquila y —al mismo tiempo— purifica.

    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    "Fuegos" de Ismael Ramos

    Escrito por: Las Librerías Recomiendan

    Fuente

    Los últimos meses de 2019 han sido buenos para la poesía gallega traducida al castellano. Después de los libros en 'galego' que Luisa Castro volvió a reproducir en La fortaleza, su poesía completa, a las estanterías de nuestras librerías han llegado el Camuflaje de Lupe Gómez (en Papeles Mínimos), la antología De vuelos y de aves de Xavier Seoane (en Pre-Textos) o el segundo volumen de la poesía completa de Chus Pato (en Ultramarinos). Y además, el jurado del Premio de literatura Joven 'Javier Morote', que anunció sus decisiones el jueves pasado, ha podido fijarse en la primera traducción al castellano de un coruñés de 1994, Ismael Ramos, que ha convertido sus Lumes (publicado originalmente en 2017) en estos Fuegos de hoy. El acta del jurado destacaba "la enorme fuerza autobiográfica, y a la vez natural, entre lo telúrico y lo social, del libro, que planta un árbol genealógico diferente". Lo peor de los tópicos es que suelen ser exactos, y es verdad que es muy difícil que en la literatura gallega esté ausente la naturaleza, el mar, la tierra, la lluvia, los animales... En esa literatura el paisaje no es un decorado, sino un personaje que siempre tiene cosas principales que decir, y a quien se escucha con mucha más devoción que en otras latitudes. En los citados libros de Castro, Gómez y Pato hay también mucha meditación familiar, y en todos los casos se tiene muy en cuenta a la madre común, no se puede reflexionar sobre la propia sangre o la propia identidad sin mirar el horizonte, el cielo, los pájaros..., que son, literalmente y más que nunca, un lugar común. Lo que Ismael Ramos ofrece en Fuegos es uno de esos libros que alguien se debe a sí mismo, una mezcla de memoria y ensoñación, de experiencia y de imaginación, de imprecisas cuentas pendientes con la familia, con la tierra, con la propia formación, con la necesidad de la escritura. Un libro que da la sensación de que se va haciendo mientras se lee, desplegándose en directo. Hay un homenaje a los abuelos, y a la hermana (dueña de la dedicatoria del libro), y a los padres, pero muy especialmente a la madre, cuya juventud fue "consumida en una calle con nombre de arquitecto. En una ciudad con mar". Hay un poema, titulado "La oscuridad", que revela que los fuegos del título remiten a cada uno de esos destinos, algunos de ellos ya apagados, a los sueños sepultados en trabajo, a las cosas que iluminaron y luego no se cumplieron. Felicidades fugaces que por un momento alumbraron la penumbra, llamas de las que aprender. El balance general es doloroso, la crónica de una insatisfacción antigua y piramidal que ha llegado hasta la perspectiva del autor, que ha teñido su mirada de ese color tenebroso al que hay que romper con fogonazos siempre que se pueda. No hay demasiada fauna en Fuegos, pero hay una "Fábula":   "Hubo un día en que mi padre me pidió que me pegase un tiro. Esto no es un poema. En casa de mis abuelos hay dos escopetas. Había sol y decidí caminar cuesta abajo".

    Más sobre

    Ramos Ismael

    Información sobre el autor no disponible


    Más títulos de Ramos Ismael
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario