Ella pisó la Luna
Ella pisó la Luna

Ella pisó la Luna

Ellas pisaron la Luna

Gopegui, Belén

Editorial:
LITERATURA RANDOM HOUSE
ISBN:
978-84-397-3652-3
El libro más personal de Belén Gopegui: un texto poderoso, leído en su día como conferencia, que reivindica a todas las mujeres cuyos logros no han visto la luz. «Resulta impresci... Más información
Editorial:
LITERATURA RANDOM HOUSE
Colección:
Literatura Random House
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Español
ISBN:
978-84-397-3652-3
EAN:
9788439736523
Dimensiones:
159 x 112 mm.
Peso:
125 gramos
Nº páginas:
96
Fecha publicación :
17-10-2019
Disponible en 150 librerías

Dónde encontrar "Ella pisó la Luna"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 150 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Ella pisó la Luna"

    El libro más personal de Belén Gopegui: un texto poderoso, leído en su día como conferencia, que reivindica a todas las mujeres cuyos logros no han visto la luz. «Resulta imprescindible reclamar, preguntar: ¿qué hay de lo que millones de mujeres no fueron?» «Pregunten a sus madres, mientras puedan. Y si ya no están o si han perdido la memoria, pregunten a las personas que las conocieron. Pregunten, porque cada historia tiene su valor irreemplazable.» En este elocuente y concentrado texto, Belén Gopegui recurre a su historia familiar, más en concreto a la figura de su madre, para poner de relieve el valor de tantos destinos de mujer que, precisamente por serlo, han quedado relegados o truncados. La historia de Margarita Durán convoca muchas otras y es un documento conmovedor y necesario para la tarea, aún pendiente, de repensar el mundo desde una perspectiva ampliada y contribuir de este modo a transformarlo. «Hay cientos de miles de vidas de mujeres que no sólo merecen ser contadas, sino por las que hemos de luchar para que se cuenten, porque ganarle la pelea a las estructuras depende también de las historias que tengamos. A ver, no es que sería bonito o interesante que se contaran, es que las necesitamos para entender lo que nos está pasando. Sabemos bien que no todo en ellas fue perfecto. Hubo errores, muchos causados por esa vida pública que se entromete en el clima personal, y otros por la obcecada y casi infinita capacidad humana de equivocarnos. Sea como sea, queremos conocer.» Belén Gopegui La crítica ha dicho...«Romper las barreras entre lo individual y lo colectivo, lo privado y lo público. Este es uno de los proyectos narrativos que persigue Belén Gopegui.»Rafael Conte «Belén Gopegui es mi búnker.»María Unanue, Pikara Magazine «Sólo disponiendo de un orden, parecen decirnos las narraciones de Gopegui, es posible detectar los vacíos de los que se hurtó una pieza.»Juan Carlos Peinado, Revista de Libros

    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    "Ella pisó la Luna" de Belén Gopegui

    Escrito por: Librería Taiga

    Fuente

    Es revelador pero sobre todo emocionante este texto en el que Belén Gopegui reivindica los logros silenciosos y no vistos de las mujeres a través de la figura de su madre, Margarita Durán.

    Este texto, que se concibió como conferencia para el ciclo titulado "Ni ellas musas, ni ellos genios", está lleno de admiración, respeto y amor. Es el inmenso legado de una madre a su hija. Pero también se convierte en el inmenso legado de infinitas mujeres representado en una sola, porque Gopegui consigue que miremos a nuestro alrededor y veamos a las mujeres que forman parte de nuestras vidas, y que con su lucha silenciosa han transformado y transforman cada día no solamente nuestras vidas sino también las de otras muchas personas.

    Gopegui también habla de su padre, a quien en este caso le da un honroso lugar de secundario para iluminar la vida de su madre:

    "Margarita Durán y Luis Ruiz de Gopegui son mi madre y mi padre, y quiero contar parte de su historia desde la observación de dos caminos vitales diferenciados, marcados por el género en un determinado entorno político y social".

    Escuchemos, entonces, su historia. ¿Quién fue Margarita Durán?

    Margarita se casó con Luis Ruiz de Gopegui en 1958, él había estudiado Ciencias Físicas, ella Enfermería aunque quiso estudiar Medicina, pero su familia se opuso.

    La primera hija de ambos muere apenas un mes después de nacer, tenía espina bífida. Al año siguiente nace Miriam con una importante lesión cerebral debido a una negligencia médica. Combatirá y luchará por la vida de su hija con amor y cuidados diarios durante los más de veintiséis años que Miriam vivió, combatirá también ayudando a otros niños del barrio y a sus familias con el mismo problema de su hija, y denunciando la impunidad de médicos irresponsables y la falta de ayuda absoluta que entonces existía para las familias con personas dependientes.

    Su tercera hija es quien cuenta la historia, Belén Gopegui.

    Margarita Durán también se implicó junto al padre Llanos en la mejora de las condiciones sociales de su barrio y empezó a ir a Pozo del Tío Raimundo y a colaborar con la Fundación que aquél creó, logrando que la declararan de Interés Público y Social. Luchó por conseguir desde bancos para poder sentarse hasta la construcción de un nuevo centro 1º de Mayo o la rehabilitación de un viejo centro para convertirlo en Escuela de Hostelería. Y se hizo miembro de Amnistía Internacional cuando ni siquiera estaba legalizada en España.

    En 1986 Miriam muere y tras un largo y doloroso duelo Margarita se implica aún más en su trabajo voluntario para Amnistía. Será coordinadora del grupo de Argentina y se pondrá en contacto con las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo. Realizará distintos viajes en los que traerá a España numerosos documentos sobre personas desaparecidas para que en España se les pudiera hacer la justicia que se les negaba en su país.

    Margarita murió en enero de 2015 tras haber firmado un testamento vital en el que pedía que su vida no se prolongara artificialmente.

    Su hija dice que "fue una abuela incansable, divertida y vital durante quince años. Luego su cerebro empezó a desmigajarse. Su vida siempre me había hecho pensar en aquel verso de Miguel Hernández: No encontraréis a Delia sino muy repartida, como el pan de los pobres, y al final la metáfora se hizo realidad”.

    Ésta fue, a grandes e inmensos rasgos, la vida de Margarita Durán.

    ¿Nos recuerda a alguien que conozcamos…?

    Ella pisó la luna es un libro tremendamente especial porque encuentras en sus líneas a tu madre, a tus abuelas, a tus tías, a tus amigas, y encuentras también tu propio reflejo, el reflejo de muchas de nosotras, cuidadoras de amor infinito, luchadoras en busca de un mundo mejor, mujeres en busca de libertad.

    Mujeres que están orgullosas de sus madres y las extrañan infinitamente.

    "No desperdicies los días cuando yo me muera, da cuerda al reloj, pide ayuda, persevera, llama a los amigos, deja las flores y el llanto, no era un final, sino un principio lo que cantaba mi canto. Respira hondo, siente la vida en los huesos, disfruta del porvenir, no de lo que ya hicimos. Guárdate tus oraciones, la pena y el dolor, ponle un estribillo a mi canto mientras tanto, mientras tanto. Olvídate del cielo que hay más allá del cielo no llores, deja el llanto mientras tanto, mientras tanto”.

    (Canción "By and by" de la banda inglesa Chumbawamba, reproducida en el libro)...

    Sagrario Santamaría Martín, Librería Taiga (Toledo)

    Recomendado en: Las librerías recomiendan

    "Ella pisó la Luna" de Belén Gopegui

    Escrito por: Librería Taiga

    Fuente

    Es revelador pero sobre todo emocionante este texto en el que Belén Gopegui reivindica los logros silenciosos y no vistos de las mujeres a través de la figura de su madre, Margarita Durán.

    Este texto, que se concibió como conferencia para el ciclo titulado "Ni ellas musas, ni ellos genios", está lleno de admiración, respeto y amor. Es el inmenso legado de una madre a su hija. Pero también se convierte en el inmenso legado de infinitas mujeres representado en una sola, porque Gopegui consigue que miremos a nuestro alrededor y veamos a las mujeres que forman parte de nuestras vidas, y que con su lucha silenciosa han transformado y transforman cada día no solamente nuestras vidas sino también las de otras muchas personas.

    Gopegui también habla de su padre, a quien en este caso le da un honroso lugar de secundario para iluminar la vida de su madre:

    "Margarita Durán y Luis Ruiz de Gopegui son mi madre y mi padre, y quiero contar parte de su historia desde la observación de dos caminos vitales diferenciados, marcados por el género en un determinado entorno político y social".

    Escuchemos, entonces, su historia. ¿Quién fue Margarita Durán?

    Margarita se casó con Luis Ruiz de Gopegui en 1958, él había estudiado Ciencias Físicas, ella Enfermería aunque quiso estudiar Medicina, pero su familia se opuso.

    La primera hija de ambos muere apenas un mes después de nacer, tenía espina bífida. Al año siguiente nace Miriam con una importante lesión cerebral debido a una negligencia médica. Combatirá y luchará por la vida de su hija con amor y cuidados diarios durante los más de veintiséis años que Miriam vivió, combatirá también ayudando a otros niños del barrio y a sus familias con el mismo problema de su hija, y denunciando la impunidad de médicos irresponsables y la falta de ayuda absoluta que entonces existía para las familias con personas dependientes.

    Su tercera hija es quien cuenta la historia, Belén Gopegui.

    Margarita Durán también se implicó junto al padre Llanos en la mejora de las condiciones sociales de su barrio y empezó a ir a Pozo del Tío Raimundo y a colaborar con la Fundación que aquél creó, logrando que la declararan de Interés Público y Social. Luchó por conseguir desde bancos para poder sentarse hasta la construcción de un nuevo centro 1º de Mayo o la rehabilitación de un viejo centro para convertirlo en Escuela de Hostelería. Y se hizo miembro de Amnistía Internacional cuando ni siquiera estaba legalizada en España.

    En 1986 Miriam muere y tras un largo y doloroso duelo Margarita se implica aún más en su trabajo voluntario para Amnistía. Será coordinadora del grupo de Argentina y se pondrá en contacto con las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo. Realizará distintos viajes en los que traerá a España numerosos documentos sobre personas desaparecidas para que en España se les pudiera hacer la justicia que se les negaba en su país.

    Margarita murió en enero de 2015 tras haber firmado un testamento vital en el que pedía que su vida no se prolongara artificialmente.

    Su hija dice que "fue una abuela incansable, divertida y vital durante quince años. Luego su cerebro empezó a desmigajarse. Su vida siempre me había hecho pensar en aquel verso de Miguel Hernández: No encontraréis a Delia sino muy repartida, como el pan de los pobres, y al final la metáfora se hizo realidad”.

    Ésta fue, a grandes e inmensos rasgos, la vida de Margarita Durán.

    ¿Nos recuerda a alguien que conozcamos…?

    Ella pisó la luna es un libro tremendamente especial porque encuentras en sus líneas a tu madre, a tus abuelas, a tus tías, a tus amigas, y encuentras también tu propio reflejo, el reflejo de muchas de nosotras, cuidadoras de amor infinito, luchadoras en busca de un mundo mejor, mujeres en busca de libertad.

    Mujeres que están orgullosas de sus madres y las extrañan infinitamente.

    "No desperdicies los días cuando yo me muera, da cuerda al reloj, pide ayuda, persevera, llama a los amigos, deja las flores y el llanto, no era un final, sino un principio lo que cantaba mi canto. Respira hondo, siente la vida en los huesos, disfruta del porvenir, no de lo que ya hicimos. Guárdate tus oraciones, la pena y el dolor, ponle un estribillo a mi canto mientras tanto, mientras tanto. Olvídate del cielo que hay más allá del cielo no llores, deja el llanto mientras tanto, mientras tanto”.

    (Canción "By and by" de la banda inglesa Chumbawamba, reproducida en el libro)...

    Sagrario Santamaría Martín, Librería Taiga (Toledo)

    Más sobre

    Gopegui, Belén

    Belén Ruiz de Gopegui nació en Madrid en 1963. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, aunque decidió ser escritora incluso antes de terminar dichos estudios. «Estaba en cuarto de carrera, y leer cada vez me gustaba más. Estudié Derecho porque, bueno, porque entonces pensaba en ideales de justicia, arreglar el mundo, todo eso. Pero empecé a darme cuenta de que leer y escribir me gustaba demasiado. Acabé los estudios, se hilaron bien las cosas, empecé a colaborar en revistas, y pude ir sobreviviendo», afirma en una de sus entrevistas. En sus comienzos como redactora hizo entrevistas y reseñas de libros en diversas publicaciones.   Su primera novela, La escala de los mapas, llegó en 1993, y con ella ganó el Premio Iberoamericano Santiago del Nuevo Extremo y el Premio Juan Tigre. Tocarnos la cara (1995) fue su segundo título, el cual también gozó de buena acogida. El tercero, La conquista del aire (1998), fue llevado al cine dos años después por el director Gerardo Herrero con el nombre de Las razones de mis amigos, con guión adaptado de la propia Belén Gopegui en colaboración con Ángeles González-Sinde. Así comenzó su labor como guionista, al que seguirían el guión de La suerte dormida y de El principio de Arquímedes.   También probó suerte en teatro con la obra Coloquio. Fue finalista del Premio de la Crítica 2001, del Premio Fundación José Manuel Lara de Novela 2002 y del XIII Premio Rómulo Gallegos 2003 con su libro Lo real.
    Más títulos de Gopegui, Belén
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario