El viento comenzó a mecer la hierba
El viento comenzó a mecer la hierba

El viento comenzó a mecer la hierba

Dickinson, Emily

Editorial:
Nórdica Libros
ISBN:
978-84-92683-86-4
Emily Dickinson fue una mujer inteligente, rebelde y culta que, en su encierro voluntario en la habitación de su casa en Amherst, construyó una de las obras más sólidas de la liter... Más información
Editorial:
Nórdica Libros
Ilustrador:
De La Rubia Kozlowski, Kike
Traductor:
Goicolea Ibarguchi, Enrique
Colección:
Ilustrados
Encuadernación:
Tapa blanda o Bolsillo
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
Idioma original :
Inglés
ISBN:
978-84-92683-86-4
EAN:
9788492683864
Dimensiones:
190 x 130 mm.
Peso:
212 gramos
Nº páginas:
112
Fecha publicación :
30-03-2012
16,50€
(15,87€ sin IVA)
Comprar Reservar y recoge en tu librería preferida
Disponible en 280 librerías

Dónde encontrar "El viento comenzó a mecer la hierba"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 280 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "El viento comenzó a mecer la hierba"

    Emily Dickinson fue una mujer inteligente, rebelde y culta que, en su encierro voluntario en la habitación de su casa en Amherst, construyó una de las obras más sólidas de la literatura universal. Como señala Juan Marqués en la presentación, sus poemas «además de ser escritos, en principio, exclusivamente para la inmensa minoría de sí misma, fueron, a un tiempo, complicadísimos y simples, alegres y tristes, transparentes y enigmáticos. Son poemas que acompañan y ayudan a vivir a quien los lee, que enseñan a observar mejor, que obligan a ser más compasivo». Aunque su obra es muy extensa, hemos preferido editar un libro pequeño, íntimo, dickinsoniano, para lo que ha sido fundamental la visión poética de las ilustraciones de Kike de la Rubia.

    Más sobre

    Dickinson, Emily

    La poetisa norteamericana Emily Dickinson nació en Amherst, Nueva Inglaterra, en 1830. Estudió en la Academia de Amherst y en el Seminario Femenino de Mount Holyoke, Massachusetts, donde se formó en un ambiente calvinista muy rígido, contra el que manifestó un obstinada rebeldía, pero que impregnó profundamente su extraña concepción de Universo. Emily Dickinson se aisló muy pronto del mundo y no admitió, a partir de entonces, entrar en contacto con nadie que no estuviera a la altura de sus conocimientos y de sus afectos, como lo estuvieron, por ejemplo, sus cuatro preceptores : Benjamin Franklin Newton, quien le hizo leer en edad muy temprana a Emerson, y luego el reverendo Charles Wadsworth, el escritor Samuel Bowles y el Juez Otis P. Lord, con quienes mantuvo una correspondencia abundante y asidua a la que hoy recurren todos aquellos que desean ahondar en la aventura espiritual de tan peculiar personalidad.
    Más títulos de Dickinson, Emily
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario
    Te puede interesar

    Estanterías relacionadas

    Ver todas