El silencio de la tragedia

El silencio de la tragedia . Ensayos

. Ensayos
Editorial
Editorial Pre-Textos
Materia
Filosofía | Literatura: historia y crítica | Lenguas germánicas y escandinavas
Traductor
GRANDE, JULIO
Colección
Pre-Textos, Ensayo
Encuadernación
Libro
Nº páginas
276
ISBN
978-84-8191-951-6
EAN
9788481919516
Dimensiones
24 x 16 mm.
Peso
504
Fecha publicación
01-04-2009
Precio
25.00€ (24.04€ sin IVA)

Dónde comprarlo(1 librerías)

    Autor

    Stefan Hertmans (1951) fue profesor de la Academia de Bellas Artes de Gante, y es considerado uno de los escritores en neerlandés más importantes de la actualidad. Ha publicado novelas, libros de cuentos, ensayos y poesía, y ha sido distinguido en Holanda y en Flandes con galardones tan prestigiosos como el Premio de Poesía del Estado Belga, que recibió en 1995. Guerra y trementina ha cosechado encendidos elogios de la crítica tanto en su país como en todos aquellos donde se ha publicado traducido, y ha ganado el Premio ECI 2014, el Premio de las Letras Flamencas 2014 y el Premio del Lector Gouden Boekenuil 2014, además de ser finalista del Man Booker Prize 2017 y elegido Mejor Libro del Año por The New York Times y The Economist.  Fotografía © Michiel Hendryckx - AEG voor BB.

    Sinopsis

    Hay muchas reflexiones sobre las diferentes causas que han llevado a la imposibilidad de mantener la tragedia como forma de expresión literaria en nuestro tiempo. El ejemplo más famoso es el libro The Death of Tragedy (La muerte de la tragedia) de George Steiner, aparecido ya hace más de cuarenta años, con la segunda guerra mundial aún fresca en la memoria. Steiner ofrece para este silencio de la tragedia todo tipo de razones que casi siempre tienen que ver con la evolución del individuo (la doctrina de la liberación cristiana, el optimismo por el progreso tecnológico, el afán romántico de soberanía, rechazo de la heteronomía, etcétera). Una de las razones más importantes parece, sin embargo, estar en el origen de la ironía moderna, una causa a la que Steiner no presta mucha atención. Las tragedias se han hecho imposibles porque nuestro razonamiento ha pasado de ser sagrado a ser irónico: podemos relativizar, consideramos un acontecimiento trágico como una evolución de la que son culpables los hombres, no como una fatalidad superior. Razonamos horizontal y causalísticamente, no vertical y sagradamente. Creemos con firmeza en la relativización de la verdad; ésa es nuestra sacralidad antisacral. S. H.