El dios de cada uno

El dios de cada uno . Por qué la neurociencia niega la existencia de un dios universal

Editorial
Alianza Editorial
Materia
Divulgación científica | Religión y ciencia
Colección
Alianza Ensayo
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
296
ISBN
978-84-206-8321-8
EAN
9788420683218
Dimensiones
235 x 160 mm.
Fecha publicación
24-01-2011
Precio
21.50€ (20.67€ sin IVA)

Dónde comprarlo(11 librerías)

Ver todas (11 librerías)

Autor

Francisco Mora es catedrático de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Sinopsis

La idea del Dios único y universal es muy joven. Nació a la vez que la escritura, hace apenas unos 5.000 años. ¿Por qué si el cerebro humano actual tiene una conformación anatómica idéntica a la del hombre de hace unos 15.000 años se tardó tanto en alumbrar la idea de Dios? ¿Se debe esta idea a Moisés? ¿Existió realmente Moisés? ¿Han contribuido las enfermedades mentales a consolidar las ideas sobre Dios? Si en esos tiempos hubiese habido la medicación antiepiléptica de nuestros días ¿hubiera sido Pablo de Tarso san Pablo y, sin su enfermedad, hubiera existido el cristianismo? ¿De dónde arrancan las concepciones de lo sobrenatural? ¿Qué es el pensamiento mágico? ¿Está Dios en el mundo real? ¿Qué es la realidad? En el mundo de hoy las ideas religiosas se desvanecen. Estamos entrando en la era de la post-religión. La Física sugiere un principio del Universo que no necesita de ningún Dios, ni tampoco Dios parece necesario para explicar el origen del hombre. La idea de Dios fue construida por el cerebro humano porque es útil a la supervivencia. Hoy la Neurociencia nos enseña que la idea de Dios se construye por los sistemas cognitivos del cerebro sin ninguna connotación especial ni sobrenatural, tal cual lo hace para otras ideas y buscando un propósito, aquel de la supervivencia. Dios no existe en el mundo. Dios no existe más allá de la existencia del hombre. Al hombre sólo le queda ese sentimiento último, personal, incomunicable con el que crea su propia religiosidad con la que nace y muere.