Efectos de agenda
Efectos de agenda

Efectos de agenda

Veron, Eliseo

Editorial:
GEDISA
ISBN:
978-84-7432-762-5
Un homenaje pendiente a Roland Barthes es el punto de partida desde el cual Eliseo Verón realiza en esta obra una sorprendente exploración de las posibilidades de construir un te... Más información
Editorial:
GEDISA
Colección:
El Mamífero Parlante
Encuadernación:
Libro en otro formato
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Español
ISBN:
978-84-7432-762-5
EAN:
9788474327625
Dimensiones:
225 x 155 mm.
Peso:
230 gramos
Nº páginas:
192
Fecha publicación :
01-07-1999
Disponible en 43 librerías

Dónde encontrar "Efectos de agenda"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 43 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Efectos de agenda"

    Un homenaje pendiente a Roland Barthes es el punto de partida desde el cual Eliseo Verón realiza en esta obra una sorprendente exploración de las posibilidades de construir un texto auténtico sin caer en los peligros del metalenguaje. «Sólo el texto liquida todo metalenguaje, y por eso es texto: ninguna voz (Ciencia, Causa, Institución) está detrás de lo que dice» (Roland Barthes, El placer del texto). «La cuestión del metalenguaje es una cuestión característica de las ciencias sociales. ... Se ocupan de objetos que son ya significantes, ya lenguajes, discursos, signos, "sistemas semióticos", de modo que la posición enunciativa de la referenciación es, en estas ciencias, de orden metalingüístico. Dicho esto, la relación entre el metalenguaje y el lenguaje-objeto no es otra cosa que la relación de denotación, desplazada un paso. Imagen típica: el semiólogo que analiza y describe un sistema cualquiera de signos.» La obra demuestra en la práctica del escribir cómo situarse adecuadamente, no frente ni dentro, sino «del lado de la realidad», que es la buena posición para construir un texto. Eliseo Verón elige aquí como recurso la modalidad de la agenda. «La agenda, concluyó muy convencido, es un verdadero dispositivo sociocosmológico. Por un lado, tiene el carácter general de un mecanismo inexorable, una especie de tam tam que marca ciegamente el paso indiferente del tiempo. Por otro lado, ofrece cada día un panorama transitorio muy frágil y, sobre todo, imprevisible. ... Lo que lo fascinaba era esa mezcla, ese cruzamiento permanente de azar y necesidad, de fatalidad y sorpresa, de planificación y de n'importe quoi. ... Para generar un efecto de agenda basta asociar fechas con personas específicas, con textos, proyectos, notas de seminarios, el esquema de un libro nunca escrito. ... El efecto de agenda facilita la constitución del espesor del tiempo. Con resultados a veces sorprendentes, a veces paradojales, a veces deprimentes.» Partiendo cada día de determinados estímulos y temas, Verón entrelaza recuerdos, vivencias actuales o noticias de periódicos asociando secuencias de experiencias lejanas y recientes, reflexiones sobre antiguas convicciones y participaciones en luchas políticas, sobre las tendencias intelectuales del París de los años sesenta, un encuentro personal con Perón y las múltiples circunstancias e inquietudes que iban acompañando la paulatina construcción de sus teorías y obras a lo largo de los años. Efectos de agenda se dirige con una peculiar intensidad al lector exigiendo su participación en un juego que requiere cierta agilidad mental, pero que ofrece a cambio un insólito placer de lectura, una gran riqueza de ideas y, sobre todo, un conocimiento a fondo tanto de los aspectos íntimos como intelectuales de ese gran semiólogo.

    Más sobre

    Veron, Eliseo

    Información sobre el autor no disponible


    Más títulos de Veron, Eliseo
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario
    También te puede interesar

    Libros relacionados