Don Juan Tenorio
Don Juan Tenorio

Don Juan Tenorio

Zorrilla, José

Editorial:
Ediciones Akal
ISBN:
978-84-460-1822-3
El texto arranca con don Juan y don Luis, en presencia del comendador, recapitulando cuál de los dos ha ganado una vieja apuesta amorosa. Don Luis no reconoce del todo su derrota y... Más información
Editorial:
Ediciones Akal
Colección:
Akal Literaturas
Encuadernación:
No definida.
País de publicación :
España
Idioma de publicación :
Castellano
Idioma original :
Castellano
ISBN:
978-84-460-1822-3
EAN:
9788446018223
Dimensiones:
215 x 140 mm.
Peso:
314 gramos
Nº páginas:
256
Nº de ilustraciones:
10
Fecha publicación :
01-08-2003
9,00€
(8,65€ sin IVA)
Comprar Reservar y recoge en tu librería preferida
Disponible en 155 librerías

Dónde encontrar "Don Juan Tenorio"

Stock en librería
Disponible en 2-3 Días

Disponible en 155 librerías

    Sinopsis

    Sinopsis de: "Don Juan Tenorio"

    El texto arranca con don Juan y don Luis, en presencia del comendador, recapitulando cuál de los dos ha ganado una vieja apuesta amorosa. Don Luis no reconoce del todo su derrota y, llevado por la ira, acepta el reto que le lanza don Juan de conquistar a su prometida, doña Inés. El Tenorio cumplirá su amenaza. Despechado, don Luis, en compañía del comendador, decide acudir al encuentro de don Juan, que da muerte a ambos para, a continuación, huir. Pasados cinco años regresa para descubrir que doña Inés ha muerto. Mientras se lamenta, la sombra de ésta aparece y le advierte de que si realmente quiere morir tranquilo debe arrepentirse de sus fechorías. Dispuesto a ello, invita a cenar a Centellas y Avellaneda. Durante la velada se presenta el espectro del comendador, que sus dos invitados interpretan como una burla de don Juan. En la escaramuza que sigue, don Juan mata a Avellaneda y Centellas le mata a él. Es entonces cuando empieza a arrepentirse, ya muerto. El mito de Don Juan Tenorio se enmarca en pleno Romanticismo. En su obra, José Zorrilla recoge toda una tradición donjuanesca y la adereza con elementos religiosos y románticos, consiguiendo hacer de su personaje un arquetipo humano cuyas características difícilmente pueden ser imitables sin caer en la versión o en el plagio. Don Juan Tenorio se convierte en referencia de un modelo de hombre enfrentado a la muerte y al amor, a la castidad y a la pasión, en el que priman los sentimientos frente a la racionalidad, con todos sus excesos y defectos. Don Juan puede llegar a ser el más calavera, ruín y libertino pero también el más enamorado de los caballeros.

    Índice

    INTRODUCCIÓN 1.- Contexto histórico y social: el tiempo de José Zorrilla. 2.- Contexto literario: romanticismo y teatro romántico. 3.- Vida y obra de José Zorrilla. 4.- Análisis de Don Juan Tenorio. Bibliografía DON JUAN TENORIO Primera parte Acto I Acto II Acto III Acto IV Segunda Parte Acto I Acto II Acto III PROPUESTA DIDÁCTICA Actividades 1.- Actividades de comprensión. 2.- Actividades de recapitulación 3.- Otras actividades. Textos complementarios Comentario de texto

    Más sobre

    Zorrilla, José

    José Zorrilla y Moral nació el 21 de febrero de 1917 en Valladolid. Su padre, relator de la Real Chancillería, era un hombre rígido, de ideas absolutistas, con quien su único vástago nunca tuvo una relación fluida. Por motivos laborales del cabeza de familia, los Zorrilla y Moral abandonaron Valladolid y pasaron por Burgos y Sevilla, antes de establecerse en Madrid, cuando José contaba nueve años de edad. Allí ingresó en el Seminario de Nobles, regentado por los jesuitas. Desde muy joven se convirtió en aficionado a la lectura, gracias a autores como Walter Scott, James Fenimore Cooper, Chateubriand, Alejandro Dumas, Víctor Hugo, el Duque de Rivas o Espronceda. En el colegio participó en varios montajes teatrales, que despertaron su interés.   En 1833 inició la carrera de Leyes en la Real Universidad de Toledo, aunque no fue un estudiante aplicado, por lo que un pariente canónigo con el que se hospedaba lo devolvió a Valladolid dos años más tarde, donde nuevamente residían sus padres. En su universidad retomó los estudios y publicó sus primeros versos en el diario vallisoletano El Artista. Sin embargo, continuó sin prestar atención al Derecho y sí a la literatura, al dibujo y a las mujeres. Cansado de su desinterés, el padre lo sacó de la universidad y lo envió a Lerma para que trabajara en el campo. Pero, de camino, el díscolo hijo robó una mula y huyó a Madrid, donde llevó una vida bohemia.   Ganó fama un año después de su llegada a la capital, durante el entierro de Mariano José de Larra en 1837, cuando leyó unos sentidos versos ante su tumba. Hizo amistad con José de Espronceda y Juan Eugenio Hartzenbusch, con quienes frecuentó la tertulia de El Parnasillo. Comenzó a escribir para varios periódicos como El Español y El Porvenir y a declamar poesía en El Liceo. En 1839 se casó con Florentina O'Really, con quien vivió años infelices por continuas disputas, y estrenó su primera obra, Juan Dándolo, en el Teatro del Príncipe. En 1840 estrenó tres nuevos dramas y publicó Los cantos del trovador.   Pese a su éxito, siempre fue un derrochador y vivió con apuros económicos. En 1845 terminó por abandonar a su mujer y marchó a París, donde trabó amistad con Alejandro Dumas padre, Musset, Théophile Gautier, Víctor Hugo y George Sand, además de asistir a algunas clases de la Facultad de Medicina. Un año después regresó a Madrid debido a la muerte de su madre. En 1848 fue nombrado afiliado de la Junta del recién fundado Teatro Español; el Liceo organizó una sesión pública en su honor y fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua, aunque no tomó posesión de su silla hasta 1885. Al año siguiente falleció su padre, quien no le había perdonado sus dislates de antaño, lo que le afectó profundamente. En 1851 marchó nuevamente a París, dos años después a Londres y luego a México, donde permaneció doce años, con un año entre medias que pasó en Cuba. Volvió a España en 1866, tras la muerte de su esposa. Comprobó que su popularidad era grande, aunque no pudo cobrar derechos de autor por sus obras. En 1869 se casó por segunda vez con Juana Pacheco.   Los problemas monetarios le acompañaron toda su vida, sin que le ayudara la concesión de una comisión gubernamental en Roma en 1873 ni tampoco una pensión nacional otorgada a posteriori. Ganó aún más fama dando recitales poéticos y recibió diversos honores, como el nombramiento de cronista de Valladolid (1884) y la coronación como poeta nacional en Granada por el duque de Rivas en presencia de la reina regente Isabel II en 1889.   Entre sus obras destacan sus Poesías (1837, ampliadas en 1840), El zapatero y el Rey (1839), Cantos del trovador (1840-1841), El puñal del godo (1843), Recuerdos y fantasías (1844), Don Juan Tenorio (1844), La azucena silvestre (1845), Traidor, inconfeso y mártir (1849), Granada (1852), La flor de los recuerdos (1855-1859), Recuerdos del tiempo viejo (1880-1883), La leyenda del Cid (1882) y El cantar del romero (1883).   Falleció el 23 de enero de 1893, en Madrid, como consecuencia de una cirugía de cerebro.
    Más títulos de Zorrilla, José
    Los lectores opinan

    Valoraciones y comentarios

    No hay comentarios, sé el primero en comentar

    Añadir comentario