Diario. Una novela

Diario. Una novela

Editorial
LITERATURA RANDOM HOUSE
Materia
Ficción moderna y contemporanea
Traductor
Javier Calvo Perales;
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
288
ISBN
978-84-397-1047-9
EAN
9788439710479
Dimensiones
229 x 138 mm.
Fecha publicación
21-05-2004
Precio
19.50€ (18.75€ sin IVA)

Dónde comprarlo(2 librerías)

    Autor

    Chuck Palahniuk nació en Washington, en 1962. Escribió su primera novela, El club de la lucha (Literatura Mondadori, 2010), en tres meses; no tardó en convertirse en best seller y ser adaptada al cine. Actualmente, Palahniuk es un autor de gran éxito, y su nombre aparece muy a menudo en la lista de más vendidos en Estados Unidos. Otros títulos suyos son: Monstruos invisibles (Debolsillo, 2003), Asfixia (Literatura Mondadori, 2001), Nana (Literatura Mondadori, 2003), Diario. Una novela (Literatura Mondadori, 2004), Error humano (Literatura Mondadori, 2005), Fantasmas (Literatura Mondadori, 2006), Rant. La vida de un asesino (Literatura Mondadori, 2007), Snuff (Literatura Mondadori, 2010), Pigmeo (Literatura Mondadori, 2011) y Al desnudo (Literatura Mondadori, 2012). Condenada es su nueva novela.

    Sinopsis

    Una novela divertida, salvaje, terrorífica y totalmente nihilista. La camarera Misty Marie Wilmot, sufrida trabajadora en un centro turístico, cuyo marido yace en coma tras un intento de suicidio, se propone tomar nota de todo lo que ocurre para que él pueda leerlo cuando regrese del otro lado, si eso llega a suceder. Mientras ella escribe su diario, diferentes actos de vandalismo contra los turistas y reveladores graffiti en las paredes se suceden como indicios de la existencia de algo podrido. «Nadie hay más brutalmente tierno que Palahniuk en la joven ficción norteamericana. Con él está asegurada la diversión.»El Mundo «Corra a comprar los libros de Palahniuk. Vaya a la biblioteca del barrio. Pídaselos a un amigo. Róbelos. Pero léalo. Ya está tardando.»ABC Cultural «Narrada con una prosa cruda y que elude florituras, sus novelas son salvajes y divertidas en su dramatismo.»El País