Cuando siento no escribo. (Un ensayo sobre Bécquer)

 Cuando siento no escribo. (Un ensayo sobre Bécquer)

Editorial
Editorial Pre-Textos
Materia
Literatura: historia y crítica | Español / Castellano | España
Colección
 Textos y pretextos
Encuadernación
Tapa blanda o Bolsillo
Nº páginas
84
ISBN
978-84-8191-216-6
EAN
9788481912166
Dimensiones
220 x 150 mm.
Peso
165
Fecha publicación
01-10-1998
Precio
8.00€ (7.69€ sin IVA)

Autor

Pere Rovira (Vila-seca de Solcina, 1947) ha publicat els següents llibres de poemes: Distàncies (València, 1981), premi Vicent Andrés Estellés, Cartes marcades (Barcelona, 1988), La vida en plural (Barcelona, 1996), La mar de dins (Barcelona, Proa, 2003), premi Carles Riba, Poesia 1979-2004 (Barcelona, Proa, 2006), Vint-i-cinc flors del mal de Charles Baudelaire (Lleida, 2008), Les roses de Ronsard (Barcelona, Proa, 2009) i Entre nosaltres (Lleida, 2010). La seva obra poètica ha estat traduïda a l'anglès, al francès, a l'espanyol, al gallec, al rus i al polonès.En prosa, ha publicat Diari sense dies (Barcelona, Proa, 2004) i la novel·la L'amor boig (Barcelona, Proa, 2007), premi Ciutat de Barcelona. També és autor de quatre volums d'assaigs sobre poesia moderna.Viu a Alpicat (Segrià) i és professor emèrit de la Universitat de Lleida. 

Sinopsis

"Cuando siento no escribo" es una frase desafiante de Bécquer que, a la vista de lo que a veces se ha dicho de él, también podría tomarse como una protección que el poeta quiso lanzar hacia el futuro de su obra. No siempre le ha servido, claro está: los planteamientos pseudomísticos, las divagaciones acerca de lo inefable y de la insuficiencia de la palabra poética, un tratamiento mojigato de la cuestión amorosa, la caricaturesca imagen de un Bécquer truculentamente romántico, o maldito, o angélico e intuitivo, es decir, incapaz de razonar... todos estos, y otros falseamientos y prejuicios han logrado poner a Bécquer bajo una aureola que probablemente él hubiese rechazado y que desenfoca lo más vivo y moderno que hay en su obra. Pero el autor de las Rimas tiene poco que ver con el Bécquer más tópico: es un ciudadano que ha roto (por decepción o lucidez, qué importa) con lo que representa la soñadora imagen juvenil que aún hoy suele ilustrar las ediciones de los libros.