¡Absalón, Absalón!

¡Absalón, Absalón!

Editorial
La otra orilla
Materia
Ficción y temas afines | Inglés
Traductor
MARTÍNEZ-LAGE, MIGUEL
Colección
La otra orilla
Encuadernación
Cartoné
Nº páginas
528
ISBN
978-84-92451-23-4
EAN
9788492451234
Dimensiones
205 x 125 mm.
Fecha publicación
01-09-2008
Precio
29.00€ (27.88€ sin IVA)

Dónde comprarlo(4 librerías)

Ver todas (4 librerías)

Autor

William Faulkner (1897-1962), Premio Nobel de 1949, uno de los maestros indiscutibles de la literatura norteamericana, residió toda su vida en Oxford, Mississippi, su tierra natal, que le sirvió de modelo del condado de Yoknapatawpha. En el escenario mítico de esta región transcurren la mayor parte de sus obras, entre las que figuran El ruido y la furia, Las palmeras salvajes, ¡Absalón, Absalón!, Santuario y Sartoris. En esta colección se han publicado El oso, una magistral novela corta, y Relatos.

Sinopsis

NUEVA TRADUCCIÓN Y POSTFACIO DE Miguel Martínez-Lage En una carta dirigida a Harrison Smith -el editor en 1929 de El ruido y la furia- fechada un jueves de agosto de 1934, es donde empezamos a tener las primeras noticias de esta novela: «... Tengo un título para ella que me gusta, dicho sea de paso, ¡Absalón, Absalón!: la historia de un hombre que quiso tener un hijo a fuerza de orgullo, que tuvo demasiados, y al que sus hijos destruyeron». Este germen de su obra lo terminó Faulkner en Mississippi el 31 de enero de 1936. «Es una historia torturada y una tortura escribirla», le espetaría a su editor y amigo Ben Cerf. Faulkner siguió pensando la novela incluso después de haberla terminado. Escribió una ordenada cronología. La genealogía incluía a diecisiete personajes y volvería sobre ello para nuevamente añadir a mano más detalles. Luego incorporó un mapa del condado de Yoknapatawpha y dibujó el Tallahatchie al norte y el Yoknapatawpha al sur, biseccionando verticalmente el condado con el ferrocarril de John Sartoris... Identificó cuidadosamente veintisiete lugares. Incluyó la extensión del condado y su población, y luego escribió: «William Faulkner, único dueño y propietario».Catorce años más tarde, en 1950, la concesión del Premio Nobel de Literatura constató que Faulkner era, es y seguirá siendo uno de los Maestros de la Literatura Universal, modelo de generaciones de escritores y lectores en todo el mundo. «Creo que es la mejor novela que haya escrito nunca un norteamericano.»WILLIAM FAULKNER «Faulkner gusta de exponer la novela a través de los personajes. El método no es absolutamente original, pero Faulkner le infunde una intensidad que es casi intolerable. Una infinita descomposición, una infinita y negra carnalidad hay en este libro de Faulkner. El teatro es el estado de Mississippi: los héroes, hombres desintegrados por la envidia, por el alcohol, por la soledad, por las erosiones del odio.¡Absalón, Absalón! es equiparable a El ruido y la furia. No sé de un elogio mayor.»JORGE LUIS BORGES «¡Absalón, Absalón! es quizá, para mí, la obra maestra de Faulkner.» JUAN BENET «El vínculo entre Cervantes y Faulkner se encuentra en que los dos añaden algo al mundo, ilustran nuestro espíritu, al convertir los mundos ocultos en mundos liberados: Faulkner mediante la conciencia trágica del dolor y Cervantes mediante la comedia y la idea de que "el hombre prevalecerá».CARLOS FUENTES «Cualquiera que tenga curiosidad por la novela del siglo XX en cualquier idioma tiene la obligación de leer a William Faulkner. Su nombre, que han pronunciado bien alto, autores como Cabrera Infante, García Márquez, Onetti, Rulfo, Vargas Llosa, Borges o Juan Benet, no debería estar nunca entre paréntesis, como pretenden algunas escuelas de las grandes universidades norteamericanas».JAVIER MARÍAS